Camiseta de la SGAE… ¡con licencia libre!


(haz clic para ampliar la imagen y verla en todo su esplendor)

Todos somos autores.  En esta misma web hay un montón de artículos y a mí me gusta compartirlos bajo licencia GFDL, que viene a ser la licencia GNU para los textos.

Hay otra mucha gente que prefiere usar licencias Creative Commons, que son otro tipo de licencia libre.  Y me siento orgulloso de que España sea el país del mundo con mayor cantidad de obras registradas bajo ese tipo de licencia. ¡Olé!

Por eso, cuando leo estupideces como ésta, que el ministerio de INcultura parece querer propiciar, cobrando incluso por las obras que los autores quieran ofrecer gratuitamente… algo dentro de mí se rebela.

Y como hoy me siento creativo, he cogido el GIMP, un dibujito que encontré por internet y, gracias a la herramienta online de esta web,  y recogiendo la sana y castiza costumbre de ir a mear a la pared de la SGAE, me he diseñado esta bonita camiseta de la derecha.

Y, de paso, la libero bajo licencia CC-BY.  A ver si la SGAE me paga algo… :mrgreen:

Diario de un soldado


Hay muy pocas guerras en las que los soldados tienen tantas posibilidades de elección como la que inició el abogado Fabián Plaza Miranda hace unos días.  Yo, nunca lo habría imaginado antes, me alisté voluntario para combatir en esa guerra, una guerra justa.

No me invento nada. Aquí el resguardo del envío certificado. ¡¡A las barricadaaas!!

Sigue leyendo

Por fin una guerra justa


"Algunos euros" es un eufemismo, claro...

Siempre pensé que las palabras “guerra” y “justa” no podían estar en la misma frase.  Hoy reconozco en público mi error al leer el ABSOLUTAMENTE GENIAL artículo del abogado Fabián Plaza Miranda en su blog Guerra a la SGAE.  Es tan bueno, tan grandioso, que no digo más, sólo leedlo.

LEE EL ARTÍCULO

¡¡A las barricadaaaaas!!

Jaaaaaa paaaaayo, dame aaaaargo


Primera contribución, ¡ayudemos a los artistas!

Primera contribución, ¡ayudemos a los artistas!

Dice Rosario Flores que los artistas se están muriendo de hambre. Si ella lo dice, será verdad ¿no? Yo qué sé el dinero que tiene esa pobre mujer.

Lo que sí tengo muy claro es que, por respeto al pedazo de artista que  a diferencia de ella fue su hermano (que lo fue, aunque le gustasen más las drogas que el canon a los “artistas” de la SGAE), no estoy dispuesto a dejar que esta mujer pase hambre.

¿Y qué voy a hacer al respecto? Pues voy a crear la ONG “Ayudemos al artista que no tiene pa comer“, para que a esa pobre gente no le falte nunca algo para llevarse a la boca.

Predico con el ejemplo y la lata de sardinas que pensaba comerme ahora mismo (y que ya tenía abierta, lo siento Rosario, espero que no te importe) la dedico íntegramente a tan noble fin.  Espero que sea el comienzo de una interminable lista de donaciones comestibles que puedan servir de comedor social a esta gentuza nuestros queridos artistas.  Animo a los millones de lectores de este blog a que me hagan llegar su generosa contribución.  Toda comida es poca.

Rosario, puedes pasar a recoger tus viandas por mi casa cuando quieras.  De nada, guapa, para eso estamos. 😀

P.D.- También se agradecería cualquier oferta de trabajo que le pudiésemos hacer llegar a esta pobre gente.  Cualquier trabajo es mejor que ningún trabajo, así que ¡ayudémosles!

Fotos: Alexulium, SH765HT2, DeejayStyle.

Un día en España, año 2009


Un buen día, soyari me llama por teléfono y estamos hablando un rato.  Empiezo yo:

– Pues sí, Amsterdam es un sitio bastante curioso.  Hay coffe-shops en los cuales puedes elegir en un menú el tipo de marihuana que puedes fumar.  Sin embargo, no puedes tomar alcohol en esos bares.

– Jejeje, pues sí que es curioso sí… ¿no te habrás traído un poquito para probarla?

-No hombre, no voy a ir con marihuana por el aeropuerto y que me registren la maleta, lo descoloquen todo… ufff… 😕 Sin embargo, me mandé una carta a mí mismo desde allí, con unos cuantos cogollos de maría y… ¡¡¡tacháaaannn!!! Aquí están, acaba de llegar la carta a mi buzón.

– ¿¡Ah sí!? ¿Así de fácil?

– Pues ya lo ves, para algo tenían que servir las canciones de Melendi.  Además…

La conversación se vio súbitamente interrumpida por la voz autoritaria de alguien desconocido, surgiendo desde el auricular.

– ¡Señor reygecko, sepa usted que queda inmediatamente detenido! ¡Ponga las manos sobre la nuca y no se resista! Un equipo especializado entrará en su domicilio en este mismo instante.

– ¿Cómo…? ¿Qué…? ¿¡Pero qué carajo…!? -intenté articular yo, sin mucho éxito-

Sin tiempo para reaccionar, un brutal golpe destrozó la puerta de mi domicilio, ahogando mi grito con el estruendo provocado por el destrozo y por varias decenas de botas militares entrando rápida y ordenadamente hasta mi salón, apuntándome con un rifle de asalto y dándome órdenes cortas y claras:

– ¡Al suelo! ¡Boca abajo! ¡¡¡Ya!!!

Yo, inmovilizado y estupefacto por la situación, no acerté a mover un sólo músculo.  Sólo miraba con los ojos abiertos a esos extraños que se habían metido en mi casa de forma rápida y violenta, como un vómito imprevisto surgido tras contemplar a tu familiar más querido con las tripas fuera.

No fue necesario esperar mucho.  Un contundente culatazo me hizo desplomarme en el suelo mientras la voz de un espíritu entonaba en mi mente:

– Se le acusa de tráfico y tenencia de sustancias prohibidas, al amparo del artículo número…

No recuerdo más.

Sigue leyendo

Pues vaya…


Ayer me llegó el certificado de haber realizado “con aprovechamiento” un curso en la academia de policía de la comunidad de Madrid.  Se trataba de un curso sobre propiedad industrial e intelectual que me pareció interesante cuando lo vi anunciado en la lista de cursos posibles, así que decidí apuntarme.  Mira tú por dónde, van y me lo conceden… :mrgreen:

Total, que me presento en la academia (no sé para qué, ya que el curso es on-line, pero la primera clase es de asistencia obligatoria), me facilitan mi usuario y mi contraseña (algo que podían haber hecho por correo electrónico, igual que hicieron con la confirmación de mi asignación a ese curso) y comencé a ver el temario.

Me saltaré la paja, que es un poco rollo.  Resumiendo, diré que no tengo ningún “pero” sobre la parte de propiedad industrial, pero la parte correspondiente a la propiedad intelectual… ¡¡¡uffff…!!!

Enhorabuena, señores de la SGAE, parece que tus tentáculos llegan también a la policía de Madrid.  ¿Por qué digo esto?

Teddy Bautista estará contento... :(

Sigue leyendo