Firefox portable con Flash player incorporado


Pon un Firefox en tu pendrive

Pon un Firefox en tu pendrive

Pues sí, a veces resulta muy útil tener un navegador portable (desde el trabajo, desde un ordenador distinto al nuestro, etc) donde tengamos nuestros marcadores de internet, nuestras preferencias, nuestras contraseñas… y si puede ser con el reproductor de flash incorporado para poder ver los vídeos de YouTube y demás, pues todavía mucho mejor.

Los navegadores portables se pueden bajar de muchas partes, pero me da pereza tener que bajarlos y luego instalarles el flash, así que hago esta entrada por pura vaguería: basta con bajar el archivo y ejecutar, ya lo lleva todo incorporado.  Incluso el AdBlock.

Así que aquí está, listo para descargar y ejecutar, en descarga directa desde MEGA:

Firefox 20.0.1 + Flash 11.6 :  AQUÍ.

P.D.- Si veo que tengo ganas, quizá suba también el portable de Google Chrome.  Ya veremos.

Cómo ripear un DVD desde Ubuntu


fsdf

Carátula de la peli

Hace algunas semanas, elgarro me hizo un regalo inesperado: me envió por paquete postal un DVD de la película “Dormíamos, despertamos“, de temática quinceemera.  Como yo he participé activamente en el movimiento 15M, la verdad es que me hizo mucha ilusión el regalo.

(INCISO: ¿eres de los que siguen pensando que en el 15M sólo había vagos, drogatas y perroflautas? Pues ya te puedes ir cogiendo de la manita de tu puta madre y le dices de mi parte que te lleve a tomar por culo.  Con mucho cariño, eso sí. emoticono-vergonzoso)

Pero ahora no pretendo hablar sobre el 15M, ni sobre los políticos ni nada por el estilo.  Tan sólo es que me encontré con el problema de que… no podía ver ese DVD.  ¿Y por qué? Pues porque no tengo reproductor de DVDs, así que tendría que ripear la película y extraerla en un pendrive para poder verla en el reproductor multimedia de mi salón.

La mejor solución que yo encontré en Ubuntu Linux fue Handbrake.

Sigue leyendo

Nvidia Optimus en Linux


Nvidia y Linux: se soportan, pero no se quieren.

Estoy un poco desconectado en cuanto a componentes gráficos, placas base y cosas así.  Pero cuando un compañero me pidió consejo sobre qué portátil comprar, con la intención de instalarle Linux en cuanto lo comprase, mi experiencia me decía al oído “que tenga una gráfica Nvidia, te ahorrarás muchos problemas…

Así que cuando me enseñó el portátil que quería comprarse (Aquí una captura, por si quitan la oferta) y vi que llevaba una gráfica Nvidia dedicada, no me lo pensé mucho y le dije que era una buena opción para meterle un pingüino.  Ni me fijé en eso de “Optimus Technology”.

Ahora que ya sé qué es la tecnología Optimus, quizá me lo pensaría dos veces…

(Lo que sigue explica cómo instalar correctamente un portátil con Linux Mint / Ubuntu y una gráfica Nvidia Optimus.  Por si prefieres saltártelo e ir a tomar unas cañas.  De nada)

Sigue leyendo

#12M15M


Hace unos días, mis compañeros perroflautas pinteños, con ocasión del próximo aniversario del nacimiento del 15m,  me ofrecieron participar en un vídeo.  Debido a un montón de dificultades personales y profesionales que no vienen al caso, no participé.

Ahora, viendo el resultado, puedo decir que será una de las decisiones peor tomadas de mi vida…

Tenía que ser un iPhone


Aquí el dueño del iPhone, antes de asistir al concierto

Estaba claro, no podía ser de otra manera.

Cuando leí por internet que, por primera vez en los 170 años de historia de la Orquesta Filarmónica de Nueva York, después de más de 14.000 interpretaciones musicales, insisto, POR PRIMERA VEZ se interrumpió la interpretación de una obra a causa del molesto sonido de llamada de un teléfono móvil, lo primero que se me pasó por la cabeza fue: “¡Seguro que fue un iPhone!”

Pues no me equivoqué.

Imagino perfectamente las horas y horas que habría estado ensayando la Filarmónica, bajo la mirada de su director Alan Gilbert, para interpretar nada menos que la novena sinfonía de Mahler.  Semanas ensayando, acaso meses, afinando sus instrumentos, vistiendo sus mejores galas, durmiendo con nervios la noche anterior por si sonaba una nota más alta de lo debido en su clarinete o en su violín… todo eso interrumpido porque el mamarracho de turno se olvidó apagar su puto móvil (uy, perdón, quise decir “su iPhone” :mrgreen: ).

Todo, todo, todo eso interrumpido por el tono “marimba” de su (¡qué carajo!) teléfono móvil.

Fue preciso que el director de la orquesta se bajase del escenario y se dirigiese hasta el usuario manzanil para pedirle que apagase su teléfono, si ello fuera posible.  Cuando consiguió tal gesta, el público arrancó en aplausos y el concierto pudo, por fin, continuar.

P.D.- Sí, también he pensado que todo esto sea sólo una maniobra de marketing de Apple.  Siempre he dicho que los auténticos genios de esa compañía son los que trabajan en el departamento de marketing.