Historias cercanas


(Hoy toca entrada 100% psiquiátrica.  Si buscas humor, vete a leer La Razón)

(Estás avisado, sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad)

Quizá llegue el día en que unamos las manos para ayudarnos, no para golpearnos más fuerte.

Con lo que a mí me gusta (o gustaba) escribir sobre testigos de Jehová, fanboys de Apple y demás fauna… pero es que no puedo.  Ya no puedo.

Ayer iba a ser un día divertido, para olvidar los problemas.  Iba a ir a Madrid con soletegordo a ver un monólogo de humor en la calle Gran Vía.  Allí nos encontraríamos con mosval y pochola.

Mosval me avisó para que fuese en tren, Madrid estaba imposible porque (vergüenza española) había mucha gente por las calles: el Atlético de Madrid había ganado no sé qué torneo de fútbol.

Pues vale, vamos en tren.  Lo que yo no imaginé es que, durante ese viaje en tren, sería testigo de una de las escenas más dolorosas y, al mismo tiempo, más humanas que he tenido ocasión de ver en toda mi vida.

Sigue leyendo