Un día en España, año 2009


Un buen día, soyari me llama por teléfono y estamos hablando un rato.  Empiezo yo:

– Pues sí, Amsterdam es un sitio bastante curioso.  Hay coffe-shops en los cuales puedes elegir en un menú el tipo de marihuana que puedes fumar.  Sin embargo, no puedes tomar alcohol en esos bares.

– Jejeje, pues sí que es curioso sí… ¿no te habrás traído un poquito para probarla?

-No hombre, no voy a ir con marihuana por el aeropuerto y que me registren la maleta, lo descoloquen todo… ufff… 😕 Sin embargo, me mandé una carta a mí mismo desde allí, con unos cuantos cogollos de maría y… ¡¡¡tacháaaannn!!! Aquí están, acaba de llegar la carta a mi buzón.

– ¿¡Ah sí!? ¿Así de fácil?

– Pues ya lo ves, para algo tenían que servir las canciones de Melendi.  Además…

La conversación se vio súbitamente interrumpida por la voz autoritaria de alguien desconocido, surgiendo desde el auricular.

– ¡Señor reygecko, sepa usted que queda inmediatamente detenido! ¡Ponga las manos sobre la nuca y no se resista! Un equipo especializado entrará en su domicilio en este mismo instante.

– ¿Cómo…? ¿Qué…? ¿¡Pero qué carajo…!? -intenté articular yo, sin mucho éxito-

Sin tiempo para reaccionar, un brutal golpe destrozó la puerta de mi domicilio, ahogando mi grito con el estruendo provocado por el destrozo y por varias decenas de botas militares entrando rápida y ordenadamente hasta mi salón, apuntándome con un rifle de asalto y dándome órdenes cortas y claras:

– ¡Al suelo! ¡Boca abajo! ¡¡¡Ya!!!

Yo, inmovilizado y estupefacto por la situación, no acerté a mover un sólo músculo.  Sólo miraba con los ojos abiertos a esos extraños que se habían metido en mi casa de forma rápida y violenta, como un vómito imprevisto surgido tras contemplar a tu familiar más querido con las tripas fuera.

No fue necesario esperar mucho.  Un contundente culatazo me hizo desplomarme en el suelo mientras la voz de un espíritu entonaba en mi mente:

– Se le acusa de tráfico y tenencia de sustancias prohibidas, al amparo del artículo número…

No recuerdo más.

Sigue leyendo

Cultura ¿culta o de estantería?


"Yo he leido más libros que tú, paleto..."

A que parece decir: "Yo he leído más libros que tú, paleto..."

Mientras preparo una nueva entrega de la serie “Viajando ando“, mucho más elaborada que los documentales de National Geographic, quería limpiar mi cabeza con otra nueva dosis de mierda psicológica y pensamientos raros que me atormentan: la cultura “para enseñar”.

¿A qué me refiero? Pues quiero referirme a ese tipo de cultura que una persona adquiere NO para su satisfacción y crecimiento personales, sino para poder alardear de poseerla.  Por ejemplo, cuando uno va a la casa de alguien y se encuentra en el salón con un precioso mural lleno de centenares de libros, principalmente de grandes obras de la literatura universal, desde “La Divina Comedia” de Dante hasta “El Quijote“, pasando por “Macbeth“, “Cien años de soledad“… y todos esos libros jamás fueron abiertos.

Sigue leyendo

Torpe reflexión sobre el arte


Este fin de semana estuve en una exposición sobre Egipto (más info AQUÍ) junto con soletegordo, femaesa y el garro.  La verdad, no me gustó tanto como esperaba.  Quizá tenía demasiadas expectativas por haber visitado Egipto y enfrentarme cara a cara con la esfinge de Gizeh y las pirámides que defiende, el majestuoso valle de los reyes o la inmensidad del templo de Karnak.  No sé, el caso es que la exposición me pareció un “mercadillo”: demasiada monedita, colgantito, botijito y chorraditas.  Muy pocas estructuras colosales y figuras misteriosas, que es lo que me gusta de los egipcios.

El caso es que, hablando con el garro y femaesa, me dijeron que ellos habían ido la noche anterior a una exposición sobre Miró y que salieron decepcionados.

Yo no soy ningún crítico de arte ni tengo ninguna carrera de licenciado en arte.  A pesar de eso (o quizá gracias a eso) puedo decir lo que pienso al respecto sin ningún problema: Miró me parece un cagarro.  Así, con todas las letras.

Sigue leyendo