Mentalidad empresarial (2ª parte)


Según la encuesta que hice ayer, parece que la gran mayoría de la gente lo tenemos muy claro: despediríamos a Guzmán.  Al menos eso parece, viendo los resultados de la encuesta.

Ya…

Ahora intentemos hacer un acto de sinceridad, de simple observación y de autocrítica antes de responder a esta nueva encuesta:

Antes de responder, recuerda estas dos cosas:

1.- Guzmán hace HORAS EXTRA GRATIS, sin problemas.  Siempre está ocupado, trabaja muchísimo.

2.- Sancho juega al tetris DOS HORAS todos los días durante su jornada laboral.  Siempre parece rascarse las pelotas.

Si no tienes jefe (por estar en el paro o por no haber trabajado nunca) intenta responder según algún jefe que conozcas.

Sigue leyendo

Mentalidad empresarial


La oficina, ese manantial de rumores... 🙄

A ver si me ayudáis, que estoy un poco liado.

Imagina que eres el jefe de una pequeña empresa y tienes diez o doce empleados.  Imagina también que la gran mayoría son, digámoslo así, empleados “normales”.  Cumplen con su tarea y no llaman tu atención por ningún motivo.  Sin embargo, tienes dos empleados que sí la llaman: Guzmán y Sancho.

Guzmán es un trabajador siempre ocupado: va corriendo a todas partes, nunca ha puesto problemas para quedarse a echar unas horas extra “a la española” (es decir, sin cobrarlas), tiene don de gentes y proyecta dinamismo por los cuatro costados.  Sin embargo, raro es el día que acaba con el trabajo que le corresponde.  Así que suele pedir ayuda a sus compañeros para que le ayuden a terminar, algo que todos aceptan porque es un tipo, como ya he dicho, con don de gentes.

Sancho es un tipo que inspira tranquilidad, educado, jamás se le ve nervioso ni alterado por nada.  Su mesa es un caos absoluto lleno de papeles, tazas de café, restos de comida (¡menos mal que nunca ha manchado un informe!) y suciedad.  No obstante, Sancho siempre se las arregla para terminar su trabajo, siempre sale a su hora pero jamás dejó algo sin terminar.  Y de forma eficaz, nunca se ha equivocado en algo importante… salvo en que suele jugar al Tetris todos los días durante un par de horas, algo que hace incluso estando delante de ti, que eres su jefe.

Por culpa de la crisis, tienes que despedir a uno de tus empleados y te planteas despedir a uno de estos dos.  ¿A quién despedirías? ¿A Guzmán o a Sancho?

 

El Trepa


¿Llegará lejos?

¿Llegará lejos?

Aviso: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, si no está de acuerdo consulte con su farmaceutico.

En todos los trabajos hay algún trepa, y no me refiero a ese compañero tuyo que le gusta tanto la escalada. No hombre, me refiero al que justo hace lo contrario, a ese que siempre está arrastrándose detrás del Jefe (aunque pensándolo bien, compañero lo que se dice compañero no es, así que corrijo coincidente laboral). A ese que consiguió entrar en tu curro enchufado y no precisamente por su buen Curriculum. A ese que es capaz de vender a su madre y a su padre con tal de causar buena impresión al Jefe. Sí hombre, ese que siempre lleva la razón y el resto de los 4552 coincidentes laborales que tiene están equivocados. Ese que es imprescindible en el trabajo y no puede coger las vacaciones porque si no la empresa se va a pique. Sí sí, ese que no puede ni mezclarse con el resto de la chusma… etc etc.

Puestos en situación analicemos su trayectoria:

1º Ya en la guardería era el típico que llevaba rodilleras en los pantalones como presagio de su futura vida laboral.

2º En el colegio era el delegado de clase y se chivaba de todo a los profes. Prácticamente no tenía amigos, hacía la vigilancia del recreo con los profes y era el único que les llevaba regalos el día del maestro. Lógicamente seguía llevando rodilleras. ¡Que gran futuro le esperaba!

3º En el insti, la cosa cambió. Aunque seguía siendo el delegado y hacía la pelota continuamente, no aprobaba ni Educación Física.

4º En la mili le nombraron cabo furrier y hasta se piensa en reengancharse, entenderlo ¡le habían hecho cabo furrier!.

5º Entra enchufado en el trabajo y es aquí cuando comienza su gran ascensión, para lo que tiene que descender hasta la misma cremallera del Jefe. Al poco tiempo sus descensos dan resultado y le nombran encargadillo. No importa que haya coincidentes laborales suyos mejor cualificados y con más experiencia en el trabajo que él. Y es aquí cuando se termina de crecer, ninguneando a los demás.

6º De encargadillo no pasa, el Jefe sólo le tiene para que sea el chivato oficial, pero eso él no se da cuenta.

7º El día que se jubila sus coincidentes laborales hacen una gran fiesta, al fin se pira, lógicamente no le invitan. Intenta ir a hablar con el Jefe, pero este ya no le recibe, está con el nuevo trepa y ya no le hace falta.

Así que ya sabes querido trepa te digo una frase que escuche a una monja el otro día “En el trabajo no importa lo que haces, sino como lo haces”.

Fuentes:http://gsm.org.es

La cruda realidad


Hay algo que no te enseñan en el colegio ni en la universidad, pero que sabe todo el mundo que tenga una cierta experiencia profesional en cualquier sector.  Hoy quiero decirlo aquí, por si algún incauto, soñador o despistado acaba cayendo por este blog y lo lee, que pueda decir en un futuro “vaya, pues era cierto lo que decía ese tipo en internet… ¡mecagontó!

Por tanto, considérate avisado amigo navegante.  Si quieres que tu situación laboral sea buena, ya puedes irte preparando para “sacrificarte por la empresa“…

Sigue leyendo