Honor y muerte en la arena


Honor, reconocimiento, pasión, victoria y muerte. Hoy se ha prohibido en el Parlament de Catalunya las corridas de toros a partir del 1 de enero del 2012.

De pequeño veraneaba en un pueblecito en Aragón donde, en celebración de las fiestas mayores, se hacía un ruedo con los remolques de los tractores y se soltaban toros para que jóvenes y mayores jugaran con un pequeño toro emulando a Manolete, sólo que estos solían ir borrachos.

Sigue leyendo

Maribel (3)


Aquí tenemos una nueva entrega de este peculiar diccionario.  Recordemos que se puede acceder a su primera parte aquí y a la segunda parte aquí.  A disfrutarlo.

Pasar los quirios“: Pasarlo muy mal cuando se está haciendo algo.  Imaginemos que Maribel estuviese trabajando mientras que está enferma de gripe, con fiebre y esas cosas.  Cuando lo recordase pasado un tiempo, ella diría “Ese día pasé los quirios en el trabajo”.

Este tipo "pasó los quirios" hasta que le pusieron todos los piercings.

Este tipo "pasó los quirios" hasta que le dejaron así de guapo

La mujer de más de 30 (años) se ajamona o se amojama“: Esta expresión la dice Maribel para referirse a la tendencia a engordar (“ajamonarse”) o bien adelgazar y secarse (“amojamarse”) que tienen sus congéneres a partir de determinada edad.  Me gustó la aliteración, ¡cuánta cultura popular encierra esta mujer!

Ejemplo de "ajamonada"

Ejemplo de "ajamonada"

Garbana“: Dícese de la persona que tiene perrera, cansancio.  Según nuestra académica particular, este palabro se utilizaría en una expresión como “No puedo con mi alma, llevo un garbana en to lo arto…”

Este animalito lleva una garbana en to lo arto...

Este animalito lleva una garbana en to lo arto...

Seguiré atento a Maribel para ir ampliando aún más este magnífico diccionario “Maribel-Castellano-Castellano-Maribel”, que sin duda entrará pronto en la Real Academia Española de la Lengua.  Y si no entra, será porque los académicos son unos machistas. 😉

Fuentes: rufadas.com, cansanz.wordpress.com.

El toro de la Vega


Todos los años por estas fechas se “celebra” en Tordesillas (un pueblo precioso de Valladolid) la fiesta del Toro de la Vega.  Y también como todos los años, hay quien la defiende y quien la critica.  Nada nuevo bajo el sol.

Personalmente me parece una salvajada hacia los pobres animales que, a fin de cuentas, son los únicos que no deciden libremente estar allí, “disfrutando” de esa fiesta.

Pero parece que las exposiciones públicas de testosterona son algo muy arraigado en mi querido país.

Sigue leyendo

Japón, ese mundo…


Me encantaría viajar a Japón.  Esa unión de cultura y tradiciones milenarias, conservadas durante decenas de siglos por el aislamiento físico de la isla, a la vez que la ultimísima tecnología y un modo de ser muy particular hacen que sea un destino que hay que conocer.

Pero hoy no quiero hablar de samurais, templos ni playstations.  Eso lo haré otro día, lo prometo.  Hoy sólo quiero poner esta foto:

¿Adivináis qué es esto?

¿Adivináis qué es esto?

Sigue leyendo

Maribel (2)


Siguiendo con mi intención de realizar un diccionario “Castellano-Maribel-Maribel-Castellano”, aquí tenemos nuevos palabros y expresiones que enriquecerán nuestro vocabulario:

  • Sonco/a: Dícese del sujeto que se hace el despistado, que sólo escucha lo que quiere escuchar, haciendo “oídos sordos” a todo aquello que no le interesa.  Ej: “Mira el sonco de tu hijo, no te escucha cuando le dices que a las 11 esté en casa”.
  • Sigue leyendo

¡Te invito a mi boda! (Glubbbsss…)


¿Quién no se ha visto en una situación como esa? Uno está tan tranquilo hablando con un amigo (o amiga, mil perdones ministra Bibiana) cuando de repente te suelta la bomba: te “invito” a mi boda.

Y lo escribo entrecomillado muy a propósito, puesto que en realidad no se trata de una invitación.  Lo que de verdad te está diciendo es algo así como “oye, que sepas que me caso, me gustaría que vinieses a la ceremonia y al banquete y que me pagases AL MENOS un poquito más de lo que me cuesta tu plato

Sigue leyendo

Maribel


Aunque hace bien poco me enteré de que su nombre completo es María Isabel de la Salud.  Ahí es nada.  Como ella misma dice, un nombre de la gente de dinero, como Felipe Juan Froilán de todos los Santos, por ejemplo.  Pero dejémoslo en Maribel para los amigos. 😉

El caso es que Maribel es una mujer muy particular.  Ahora no recuerdo qué director de cine rodó una película basándose en su empleada del hogar, pero estoy convencido de que si hubiese conocido antes a Maribel, quizá hubiese sido ella la protagonista del filme.

Sigue leyendo