Tengo prejuicios


Sí, no me cuesta reconocerlo.

Es pasar por delante de un local de fisioterapia y, basta que encuentre algún cartelito que ponga “Reiki”, “Acupuntura”, “Osteopatía”, “Homeopatía” o cualquier otra disciplina filosófica-espiritual para hacerme salir disparado de ese local y no volver a acercarme nunca más.

Este perrete tampoco creía en esas cosas, pero...

Este perrete tampoco creía en esas cosas, pero…

¿De verdad es tan malo tener algunos prejuicios? En determinadas circunstancias, ¿pueden sernos útiles?

Sigue leyendo