De perroflauta a nihilista


¿Y tú? ¿De qué color ves la vida?

Tras haber apoyado al movimiento 15-M de forma activa durante más de un año, algo de lo que me siento profundamente orgulloso, el pasado mes de julio decidí abandonar.  Ya no puedo más.

Estoy aburrido de ver cómo la gente sólo se mueve cuando les afecta directamente a ellos, sin tener la más mínima empatía hacia los problemas de los demás.

Me rindo.

Ahora sí, creo que la partida está perdida.  Estoy convencido de que el futuro que espera a las gentes de este país es más negro que el ojo del culo de Obama.  Ya no veo solución.  La sociedad en la que vivo está tan corrupta que no hay medicina que arregle este estropicio.  Y la verdad es que ya no me preocupa demasiado, o eso intento.

Pero lo cierto es que el 15M me ha cambiado.  Supongo que no soy el único.

Sigue leyendo