Anécdotas policiales (15)


Yo diría que estos polis también tendrán alguna anécdota...

Venga, hace mucho que no cuento alguna anécdota policial de ésas que han hecho famosa a la policía de Pinto en el mundo entero. También es cierto que, desde que estoy en oficinas, no me pasan muchas cosas divertidas…

Pero hace poco estuve hablando con mi compañero Moisés (sí, el poli rockero) y él me contó una anécdota muy divertida. Vamos con ella.

Serían las tres de la madrugada cuando se recibió llamada en la policía avisando que se oían grandes voces en un domicilio particular. El compañero encargado del teléfono preguntaba a la llamante:

¿Pero qué dicen las voces, señora?

– Pues son gritos, unos gritos tremendos que dicen “¡¡LADRÓN!! ¡¡LADRÓN!!”.


– ¿Están robando en su bloque? ¿Ve usted en qué piso es?

– No, yo no veo nada y me da miedo asomarme a la escalera.

– No se preocupe, que ya está llegando allí una patrulla.

La patrulla llegó al lugar, accedió al interior del bloque de viviendas y, como no escucharon esas voces, llamaron al domicilio de la persona que telefoneó antes.

Entonces, ¿no sabe usted de dónde provenían los gritos?

– No, no sabría decir… sólo que una mujer gritaba “¡¡LADRÓN!!”.

– Pues mire, hemos revisado toda la escalera y no parece que haya ninguna puerta abierta o forzada. No son horas de ponernos a llamar en todas las puertas así que nos vamos. Buenas noches.

Y mis compañeros bajaron la escalera para irse del edificio. Pero antes de irse, miraron en los buzones y, como sospechaban, se encontraron con que… ¡uno de los vecinos se apellidaba “Ladrón”!

P.D.- Creo que no hace falta ser muy listo para comprender lo que pasó, pero lo explicaré igualmente para los menos aventajados: el sr Ladrón estaba dándole caña a la señora “de Ladrón” (o a quien fuera, vaya, que no me importa) y ella, dejándose llevar por la emoción, voceó el nombre de su (al parecer hábil) amante cual hooligan fuera de sí, asustando a los vecinos de varias viviendas a la redonda. ¡Qué bonito es el amor!

(Foto vista AQUÍ)

4 pensamientos en “Anécdotas policiales (15)

  1. Pues dando tu Teoria por buena (para eso eres el policia y yo un simple contribuyente) se me ocurren 3 hipotesis para que sea cierta:

    1.- Que el señor Ladron llevara poco tiempo en el edificio
    2.- Que la señora denunciante llevara poco tiempo en el edificio
    3.- Que el señor Ladron echara el resto esa noche y por eso su acompañante gritara su nombre

    Incluso se me ocurre una cuarta

    4.- Que la acompañante eventual del señor Ladron fuera muy agradecida y facil de contentar

    Incluso una quinta

    5.- Que el señor Ladron se tomara por primera vez una Viagra y la señora Ladron ya no se acordara de lo que era el temita y se alegrara muchisimo de los tiempos pasados

    para lo cual tendriamos que volver a una de las dos primeras (aunque el tiempo podria ser mayor)

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s