Romanescus de Fibonacci


(clic para ampliar)

(Hoy toca entrada friqui.  Sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad)

¿Has comido alguna vez un romanescu?

Por si no lo sabes, esto de la derecha es uno.  ¿No es precioso? Por algo está considerado como una de las verduras más bonitas que existen.

Pero dejémonos de cursilerías.  El motivo de esta entrada no es lo bonita o lo fea que sea la verdura ésta, sino su relación directa con las matemáticas.

Así es.  El romanescu tiene esa forma tan peculiar (parecida a una gran espiral sobre la que se enrollan otras espirales que, a su vez están formadas por diminutas espirales) porque durante su crecimiento se ajusta al patrón que establece la sucesión de Fibonacci.

Si no has oído nunca qué carajo es la sucesión de Fibonacci, no te asustes.  Sólo es una sucesión en la que cada número es el resultado de sumar los dos números anteriores.  Y es ésta:

0 – 1 – 1 – 2 – 3 – 5 – 8 – 13 – 21 – …

Pues esta sucesión tan sencillita se encuentra presente en muchos aspectos de la naturaleza.  Como en el romanescu, por ejemplo,  que sigue ese patrón de crecimiento y se originan esas formas tan curiosas.  Como en las pipas de un girasol.  O en los cuernos de una cabra montesa.  O en las caracolas de mar.  O en la concha de un caracol.  Siempre siguiendo este mismo patrón:

Merece la pena (creo yo) ver esta pedazo de animación que hizo Cristóbal Vila, donde salen Fibonacci, el número de oro o la triangulación de Delaunay, trasladadas a la naturaleza.

 

(clic para ver el vídeo)

Fotillo de arriba: aquí.

11 pensamientos en “Romanescus de Fibonacci

  1. Has dado justo con un friki de los que le molan estas cosas.

    Precisamente la sucesión de Fibonacci es la que más me impresionó junto al número áureo. Cosa curiosa es como se relaciona uno con el otro:

    1+1=2+1=3+2=5+3=8+5=13+8=21+13=34+21=55+34=89+55=144…

    144/89= 1.61
    89/55= 1.61
    55/34= 1,61
    34/21= 1,61

    Que es justo, el número aureo. Presente en cosas tan cotidianas como el tamaño de un libro, televisión, periódicos, tarjetas de crédito, paquetes de tabaco…

    La pena es que las matemáticas no son siempre así de divertidas!!!

  2. A riesgo de parecer el simplón del grupo, a mi el romanescu siempre se me ah parecido a la cabeza de Lisa Simpson…Ah, y por cierto, por acá le llamamos romané, y es muy común, lo venden todo el año

    • ¿¡Simplón!? ¡Nada de eso! ¿Qué querría decirnos (subliminalmente, claro) Matt Groening al hacer la cabeza de Lisa Simpson igual que un romanescu? ¿Que en la verdura está la sabiduría? ¿Que tengamos siempre la naturaleza en nuestras mentes?

      Lo que está claro es que hay un parecido más que razonable…

  3. Esto es una entrada llena de amor y denota cierto romanticismo matemático … porque es raro que no hayas relacionado romanescu con temas escatológicos y con foto añadida.

    Estoy con soyari … salís poco de casa

  4. Uno de los mejores post que te he leído sin duda, la serie de fibonacci es una de mis favoritas, en realidad a ultimas fechas las series me llenan de curiosidad, puedo pasar horas, viendo de que demonios viene un numero por su antecesor.. bueh! eso.. jejeje

    saludos!😀

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s