Los monstruos de hoy


Los monstruos pueden atacar en cualquier momento...

Hace dos noches soñé con zombies.

La Tierra estaba devastada y había que huir constantemente para evitar que los muertos vivientes disfrutasen de una suculenta cena teniéndome a mí como plato principal.  Fue agotador.

Pero lo más preocupante fue que, nada más despertar, comencé a pensar en las equivalencias que encontré entre los monstruos y las personas.  Porque encontré muchas.  Muchísimas.

Supongo que por cosas así es por lo que este blog es, al mismo tiempo, un psiquiátrico.

Aquí un zombie con su uniforme habitual

En primer lugar, reflexioné sobre lo que acababa de soñar, sobre los zombies.

¿Qué es un zombie?

Un zombie es un pobre pringao.  Es la clase social más baja dentro de los monstruos, el equivalente a la clase trabajadora pero dentro del mundo de los engendros.

Un zombie por sí solo no da ni miedo, da pena.  Le cuesta desplazarse, lleva su uniforme de trabajo para toda la eternidad, es bastante tonto (y eso que come cerebros, para que luego digan que “de lo que se come, se cría“) y ni siquiera hay que hacer nada espectacular para matarlo.  Un simple garrotazo en la cabeza y te cargas al zombie.

Su fuerza consiste en su número.  Un zombie da pena pero… ¿y cuatro mil millones de zombies? ¡Eso acojona!

Por eso mantengo que los zombies son los trabajadores del género del terror.  Son como los franceses durante la revolución de 1789, el pueblo llano que se hartó de ser pisoteado.

Éste ejemplar es una auténtica chupa...sangre

Algo muy distinto son los vampiros, que son el equivalente a la alta burguesía, a la clase adinerada, incluso a la nobleza.

Los vampiros son refinados, tienen un excelente gusto para la música, para el arte, se visten con ropas carísimas, viven rodeados de glamour en lujosas mansiones, se dejan un dineral en la Apple-Store… vamos, lo dicho, que son los ricos dentro del género del espanto.

Al revés que los zombies, un vampiro sí cuenta mucho por sí mismo.  Un sólo chupasangre puede atemorizar a toda una región.  Y, sin embargo, mantienen un cierto magnetismo que les hace muy atractivos sexualmente, lo que no deja de ser un misterio puesto que, por una lógica aplastante, los vampiros no se ponen palotes.

Como los grandes ricos, los vampiros también tienen mucho poder.  Son capaces de moverse muy rápido, tienen una fuerza tremenda, algunos pueden incluso volar.  Quizá por eso estén siempre tan tranquilos.

Pues no deberían estarlo, también se les puede liquidar.  Está claro que no iban a morir como los zombies, tenían que dar la nota.  Se les mata con estacas en el corazón (algo estúpido, dado que no bombean sangre y su corazón es un órgano inútil, pero bueno…), con la luz solar, cortándoles la cabeza… de varias maneras, pero siempre acaban teniendo un final espectacular, propio del mejor fin de fiesta.

No se le puede negar cierta elegancia ¿verdad?

Aquí, en España, disfrutamos de otro monstruo que no tienen la ¿suerte? de disfrutar en otros países: Frankenstein.

Frankenstein correspondería en mi país, como no podía ser de otro modo, con el rey.

Se trata de un monstruo afable, seguramente tiene buenas intenciones y está dotado de un enorme corazón, lo que le proporciona cierta simpatía y cariño entre la ciudadanía (salvo cuando se empeñan en perseguirlo y quemarlo en un molino, pero eso es otra historia).

En concreto, a mí me cae muy bien este monstruo.  Incluso me apena su evidente retraso intelectual porque ¿quién no sería retrasado si le hacen con partes de otras personas que, en el caso de la realeza, forman parte de su misma familia?  Es la parte menos atractiva de la endogamia, supongo.

Solitario por naturaleza, Frankenstein es el único monstruo creado conscientemente por su propio pueblo, el mismo pueblo que luego le acosa y le dice cosas feas.

Volviendo al tema que inspiró esta entrada, debo decir que también pensé en otras equivalencias entre la sociedad “monstruosa” y la actual.  Pensé en la más que evidente relación entre los hombres-lobo y los grandes empresarios, fieras salvajes que devoran a quienes les rodean; o entre mi vicepresidenta y la momia, por ejemplo.

Pero ya tenía ganas de cagar, así que lo dejo.  Hasta la próxima, enfermos.

Fotillos vistas AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ.

14 pensamientos en “Los monstruos de hoy

  1. Ya sabes, reygecko, que yo tengo una elegancia natural, suelo vestir con ropa que a tí te parecerá cara, digamos que soy un poco pijo, tengo un ipod… voy para vampiro fijo; lo único es que trabajo en banca; gracias a esto último me libro ¿no?

  2. Pues a mi me molan los Vampiros (no los empresarios ni banqueros. Caca). Y ultimamente hay mucho sobre ellos. A parte de la pastelosa trilogia cinematografica hay un par de Series que estoy siguiendo: Cronicas Vampiricas y True Blood. Tambien son un poco pastel pero … me entretienen. Y la cualidad que mas me mola de ellos es “el dominio de la mente”

    • De “True Blood” tengo todos los episodios emitidos, a la espera de que saquen ya la siguiente temporada. Eso sí, yo creo que se les ha ido la pinza y empieza a parecer una serie de humor vampírico más que otra cosa…😕

  3. La verdad es que el más monstruoso de los citados arriba es el puto niño que sopla la vela…. hay que joderse la cara de cabrón que tiene🙂

  4. La imagen del zombie es de el juego Decay Td, si quieres un zombie mas traumante, coloca en la barra de busqueda de imagenes de google: zombie krul. bye

    • Me alegra ver que también comenta por aquí tu hijo, ¿eh Vanessa?:mrgreen:

      Por cierto, ¿tanto te aburres en Perú que vienes a postear dos veces en cinco minutos en un artículo de hace casi una año? Te propongo que salgas a la calle y veas el sol…

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s