GParted: las particiones explicadas con quesos


(Artículo inspirado en otro que hice para la revista Begins hace ya más de dos años… ¡hay que ver cómo pasa el tiempo! :roll:)

GParted = GNOME Partition Editor

Uno de los mayores problemas con los que se topa cualquier novato que pretende instalar Linux son las particiones.  Y no es extraño, porque un manejo equivocado de las mismas puede ocasionarnos muchos problemas.

Con este artículo pretendo prestar una pequeña (o no tan pequeña) ayuda a quienes quieran toquetear sus particiones, tratando de explicarlas del modo más sencillo que pueda.  Y lo haré usando un GRANDIOSO software libre que aventaja en varias características a los más populares programas privativos: GParted.

Quizá lo primero sea decir dónde conseguir GParted, ¿no?😉 Puede descargarse desde AQUÍ, lugar donde también encontrarás multitud de versiones o incluso su código fuente.  ¿No mencioné que se trata de software libre? Pues así es.  Puedes copiarlo, redistribuirlo, modificarlo… incluso venderlo.

De todas maneras, GParted te viene “de serie” en muchísimas distribuciones de Linux.  Por ejemplo, en el live-CD de Ubuntu 10.04 (el último Ubuntu por el momento, descargable desde AQUÍ) podrás encontrarlo en el menú de Administración > Sistema > Editor de particiones.

NOTA: Y si ya estás usando un Linux y no lo encuentras ahí, seguramente sea porque no lo tienes instalado.  En Ubuntu/Debian basta con abrir una terminal y teclear

sudo apt-get install gparted

Antes de seguir, si eres novato quizá te estés preguntando ¿qué es una partición?  Si es así, no tengas miedo, no hay que saber nada de informática para entender qué es.

Imagina que eres un trabajador de un almacén de quesos (¿por qué no? Adoro el queso…).  Eres el responsable de colocar dentro multitud de quesos que más tarde necesitarás encontrar.  Y los quesos los colocarás en grandes estanterías.  ¿Ya lo has imaginado?

Pues tu disco duro es exactamente eso: un almacén de quesos.  Los quesos son la información que guarda tu disco duro.  Y las estanterías son las particiones.  Ya está.  ¿Difícil? ¿Complicado?

Veámoslo con un dibujo.  Éste es tu almacén de quesos (tu disco duro) visto desde arriba:

Figura 1

Está vacío, no hay nada.  Y no puedes dejar los quesos en el suelo, no seas tan cerdo.  Así que lo primero que hay que hacer es poner unas estanterías, de distinto tamaño según tus necesidades, en las que poder colocar los quesos.  ¿Qué tal así?

Figura 2

Ahora ya tienes cuatro estanterías en las que colocar ricos quesos.  Supongamos que en la estantería 1 colocarás el vigoroso queso de Cabrales; en la 2, finos patés de almogrote; en la 3, el afamado queso manchego; y en la 4, la inigualable torta del Casar.  Por las características de cada queso, supongamos que cada uno necesita una estantería distinta de los demás.  Unos necesitan estanterías abiertas; otros, estanterías cerradas; otros, contenedores de salmuera, etc…

(Inciso: estoy disfrutando como un enano haciendo esta entrada.  Queso y ordenadores, ¿no es para disfrutarlo? :P)

¿Conoces Gamonedo? Pues allí hacen estos quesazos...

Pues ya sabes lo que es una partición: un lugar donde guardar quesos (datos).  Es importante que sepas hay tres tipos distintos de particiones: primarias, extendidas y lógicas.

Las primarias son justo esto que has visto, estanterías en las que poner quesos.  Sencillo, pero con una limitación importante: hay un máximo de 4, no puedes poner más.😦

¿Y si quieres poner más estanterías? Pues para eso están las particiones extendidas.  Equivalen a poner una nueva habitación en tu almacén, es decir, no te sirven para poner quesos, sino para poner más estanterías.  Y ahora sí, en esa nueva habitación podrás poner tooooodas las estanterías que quieras.  Pero tendrán que ser estanterías especiales (particiones lógicas).

Aquí es donde entra en escena GParted.  Ese programa será el que “construirá” esas estanterías en nuestro disco duro.  Y lo hará de forma gráfica, muy sencilla y eficaz.  Vamos a verlo.

NOTA: no tengas miedo al manejar GParted.  El programa NO APLICARÁ NINGÚN CAMBIO hasta que tú pulses una tecla especial.  Hasta ese momento, sólo estarás “viendo el futuro”, es decir, estarás viendo cómo quedará tu disco duro DESPUÉS de que pulses esa tecla.  Lo dicho, no tengas miedo.

Bueno, pues veamos de forma gráfica cómo usar GParted para convertir un almacén que sólo tiene un tipo de quesos en otro que admita varios.  (En términos informáticos, vamos a modificar un disco duro con una partición única dedicada a Windows para que permita la instalación de Linux).  En este ejemplo tomaré un disco duro de 20 GB en el que sólo está instalado Windows, redimensionaré su partición y haré hueco para poder instalar Linux.

Cuando iniciamos GParted, vemos esto:

No te extrañes por el hueco que muestra como “sin asignar” a la derecha, es algo normal y suele pasar en todos los discos duros.  Si te fijas verás que es muy pequeño en comparación con el resto, no hay que darle importancia.

El resto nos muestra una partición montada en /dev/sda1 con sistema de archivos NTFS y con un tamaño de 19,99 gigas, de los cuales tiene usados 5,21.  Vamos a “hacer hueco” para Linux.

Primero, seleccionamos (pinchando encima) la partición de 19,99 gigas.  Así, debemos verla resaltada por un borde punteado en el gráfico y con una línea más oscura en su descripción (la línea que empieza por /dev/sda1 en este caso).

Luego hacemos clic derecho sobre esa línea, seleccionando “Redimensionar/Mover”

Entonces, aparecerá esta ventanita:

Aquí podemos pinchar sobre la parte derecha del rectángulo y arrastrar hacia la izquierda.  También podemos poner el tamaño directamente en megabytes, como prefieras.  Yo lo he dejado así:

Y ahora pincho sobre el botón “Redimensionar/Mover” que está abajo a la derecha.  Sin miedo.  Como dije antes, no habrá cambios hasta que yo se lo diga expresamente.  Ahora, la pantalla principal de GParted nos muestra esto:

Como ves, ahora hay una operación pendiente.  Y no se aplicará hasta que se lo confirmemos.  ¿Cómo se hace eso? Pinchando sobre este icono  que ahora ya no está sombreado.  OJO porque cuando pinches encima, EMPEZARÁN A REALIZARSE LOS CAMBIOS.  Podemos “juguetear” cuanto queramos con GParted siempre que no pinchemos sobre ese icono porque, cuando lo hagas, te saldrá este ÚLTIMO AVISO:

Y al aceptar, comenzarán a aplicarse los cambios, ya no habrá marcha atrás.  Lo podrás ver en una ventana como ésta:

Con esta operación en concreto, estamos reduciendo el tamaño de la estantería en la que guardamos nuestros quesos “Windows”.  Nada más, sólo estamos haciendo eso.  Era una estantería tan grande que ocupaba toda la habitación así que, al reducirla, dejamos sitio para poner otras estanterías.

La operación en sí puede tardar mucho tiempo, incluso varias horas, dependiendo de la velocidad del PC, del disco duro, de lo fragmentados que estén los datos, etc.  Sólo podemos esperar.  Vete a tomar un café.

Al terminar, te mostrará un mensaje de conformidad:

Y podremos ver que se han aplicado los cambios en la pantalla principal de GParted.  Fíjate en que, a diferencia de antes, ya no hay operaciones pendientes:

Pues ya hemos hecho lo más complicado.  Para instalar Ubuntu, sería más que suficiente.  Sólo tendrías que decirle que se instale “en el espacio libre contiguo más grande”, que es justo ese espacio sin asignar que se ve en la captura.  El instalador se encargaría automáticamente de realizar las particiones (poner las estanterías) necesarias y añadir un cargador de arranque que se llama GRUB y que nos dejará elegir entre Windows y Linux cuando iniciemos el PC.  No puede ser más fácil.

Pero si quieres seguir practicando con GParted, ahora podríamos “poner un tabique” que nos deje poner tantas estanterías como queramos (saltándonos así la limitación de 4 estanterías que dije arriba), es decir, vamos a crear una partición extendida.

Para eso, seleccionamos EL ESPACIO SIN ASIGNAR que está a la derecha y hacemos clic derecho, eligiendo “Nuevo”:

Saldrá esto:

Aquí cambiamos la partición primaria y elegimos una partición extendida.  No es necesario ponerle un nombre, pero yo le puse “Nueva sala”:

Y tras pinchar en el botón “Añadir”, nos vamos de nuevo a la pantalla principal de GParted, donde abajo nos recuerda que tenemos operaciones pendientes:

El resto ya lo sabes: para aplicar esos cambios, sólo debes pinchar en el , aunque también puedes deshacerlas pulsando “Control+Z” y todo quedará de nuevo como estaba.

Como ves, las particiones no son tan complejas.  Sólo hay que perderles el miedo y atreverse a jugar con ellas.   Sólo para que veas que es posible, he creado cuatro particiones distintas en ese hueco, todas distintas:

¿Me admites un consejo? Si quieres instalar Linux junto con Windows en un equipo, te aconsejaría que lo particionases de este modo:

Tres particiones, un buen sistema para organizar un disco duro.

La partición de Windows y la de Datos, mejor si son particiones primarias.  La partición de Linux (y todas las demás que quieras hacer), mejor metidas dentro de una “sala nueva”, es decir, una partición extendida.  Si lo haces así, tendrás una partición central (una estantería) en la que guardar todos tus datos.  Esos datos serán accesibles tanto desde Linux como desde Windows y, lo que es mejor, seguirán estando ahí aunque formatees esos sistemas.

Saludetes y a disfrutar con GParted.  Y con el pingüino.:mrgreen:

Fotos de los quesitos: Wikipedia.

3 pensamientos en “GParted: las particiones explicadas con quesos

  1. Muy buen artículo, la revista es genial, incluso trae uno de los números un articulo sobre gooby (el editor colaborativo que te comente hace unas semanas), me voy a bajar todos los números😉

  2. A parte de la gran ventaja de tener todo distribuido en particiones, por ejemplo, a la hora de formatear, hay que hablar también de lo beneficiosas que son para el disco duro y lo que prolongan su vida útil.

    Y como no, la maravilla de arrancar un live CD, modificar las particiones y no tener que andar instalando el Partition Magic, que es bastante más lioso y como no andes despierto las puedes liar buenas.

    • Y que Partition Magic cuesta dinerito, lo que no le hace mejor ya que maneja menos tipos de archivos que GParted, por ejemplo.

      Pero tienes razón: particionar el disco prolonga su vida, es una buenísima observación, muchas gracias.😀

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s