Fauna urbana: suicidas de pastel


No hay nada que un conejo no pueda conseguir

Al principio pensé añadir esta entrada a la lista de anécdotas policiales que ha hecho mundialmente famosa a la poli de Pinto. Pero luego pensé que, en realidad, no se trata de ninguna anécdota sino de algo que ocurre con cierta frecuencia, así que cuadraba mejor en la creciente lista de fauna urbana.

Lo primero de todo: mi respeto por los suicidas.

Supongo que cuando alguien toma esa decisión, debe tener problemas muy graves. O al menos así se lo parece a esa persona. Así que nada que objetar, es su vida.

Pero los que me revientan las pelotas son los suicidas de pastel. ¿Quiénes son esta gente?

Pues muy sencillo. Son una subespecie de fauna urbana bastante cansina que se dedica a avisar a todo el mundo de sus supuestas intenciones de quitarse la vida. En Pinto yo he conocido bastantes casos de gente así, de esos que te llaman por teléfono y te dicen:

– ¿Es la policía? Pues que sepan que me acabo de tomar un bote de Tranquimazín porque me quiero suicidar. Vivo en tal sitio.

– Entiendo… y usted llama porque quiere que la policía vaya a su casa ¿no es así?

– ¡Pues claro! ¡Si me ocurre algo y no vienen aquí, será responsabilidad suya!

Es el típico ejemplo de un suicida de pastel.

Recuerdo ahora que había una tiparraca que llamaba tantas veces que nadie se la tomaba en serio. Incluso el médico de urgencias del centro de salud nos comentaba una conversación que tuvo con ella:

– Hola, que soy XXXX y que me voy a tomar dos frascos enteros de pastillas.

– No, ahora no puede ser que tengo una urgencia. Mejor dentro de una hora, que ya podré ir a tu casa.

– Vale, pues en una hora me tomaré las pastillas. Aquí le espero, doctor.

Pues eso, suicidas de pastel…

Foto del conejo suicida vista AQUÍ.

14 pensamientos en “Fauna urbana: suicidas de pastel

  1. jeje, mi padre siempre nos contaba una anecdota de cuando era joven. La suegra de un compañero de trabajo siempre estaba diciendo:

    – “Dadme un cuchillo que me mato, dadme un cuchillo”

    Un dia se le inflaron tanto las pelotas que cuando grito aquello cogio el cuchillo mas grande que habia en el cajon y le dijo:

    – “Tome y callese”

    A lo que la mujer contesto:

    – “Este quiere que me mate, quiere que me mate”

    Pues eso

  2. Esas peleas con los dos encarados diciendo “¿qué?” y el otro “¿qué?” y ni una ostia, pecho con pecho y ni una ostia. Farsantes…

  3. Esta claro que gente así sólo busca llamar la atención y joder a los demás. Recuerdo el caso de una señora que amenazaba con suicidarse y un dia lo hizo: Hizo estallar la bombona de butano de su piso, con lo que se quito la vida y la de una niña y su madre que vivían en el de arriba.
    Si existe el infierno, espero que tenga allí una bonita celda…
    Por lo demás, compartimos el respeto al suicidio y a la eutanasia Reygecko, la vida es de uno y si se la quiere quitar, que lo haga. Eso si, sin joder a los demás.

  4. Yo creo que este tipo de gente aunque cojoneros son personas que necesitan una asistencia psicológica. Quizá jamás se han planteado el suicidio, por falta de valor o porque sencillamente no es lo que buscan, pero llaman la atención por alguna razón.

  5. Este es el estado actual de un amigo en tuenti:
    “Xente… Quérovos moito pero… mañan eu me tiro dunha ponte. E non hai volta atrás…”
    creo que está claro pero os traduzco, por si acaso:
    “Gente… Os quiero mucho pero… mañana yo me tiro de un puente. Y no hay vuelta atrás…”
    Una respuesta:”si queres matarte non te tires dunha ponte…ainda encima que teñan que limpialo logo? NON… asique tirate a un acantilado que almenos limpiao o mar.”
    (“Si quieres matarte no te tires de un puente…luego aun por encima que tengan que limpiarlo?NO…así que tírate de un acantilado que al menos lo limpia el mar”)

    Creo que viene al pelo…

  6. Los suicidas de pastel son los que solo quieren llamar la atención. Pero ¿cómo nombrarías a aquellos con las bolas bien puestas que ejecutan el acto, pero que la vida los detesta tanto que no los deja escapar?, ¿recuerdas el caso que te conté de un tipo que se lanzó de un puente y cayó en una casita que había en el fondo de ese barranco, sobre 3 colchones de una litera?. Eso es estar salado, yo le llamaría “suicida salado”. 🙂

  7. Os voy a contar una anécdota familiar que ocurrió hace muchos años. Mis bisabuelos maternos tuvieron muchos hijos pero sólo sobrevivieron tres varones, entre ellos mi abuelo. Mi bisabuelo se llamaba MARCERIANO y por tradición, los primogénitos de cada descendiente se debían de llamar Marceriano. Así pues, mi abuelo llamó a su primer hijo MARCERIANO. El hermano mediano de mi abuelo, llamó a su primer hijo MARCERIANO. PEEEEEROOOOO, el hermano pequeño de mi abuelo NO llamó a su hijo MARCERIANO, sino JOSE LUIS.

    Qué es lo que pasó??? Pues que mi bisabuela, se negó a asistir al bautizo y ese día salió a la terraza de la casa de mis tíos (un primero) y amenazó a gritos que se iba a suicidar si el niño se llamaba JOSE LUIS y no MARCERIANO, como su marido (mi bisabuelo). Mi tía-abuela, con dos ovarios, le gritó: ¡¡¡ venga tírese!!! Pero caiga bien de cabeza, no sea que encima de que se tira, se quede tonta…
    La familia se descojonó y mi bisabuela estuvo varios días sin hablar con nadie porque se sintió ofendida..

    ¿quién no tiene una suicida de pastel en casa????

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s