El espíritu del vino


Estructura molecular del espíritu del vino, C2H60

Creo que la primera vez que escuché esa expresión, “el espíritu del vino“, fue con un LP de Héroes del Silencio hace ya muchos años.  En ese contexto quería referirse a todas las cosas buenas de la vida, la alegría, el buen ambiente, etc.  Yo no imaginaba que “el espíritu del vino” se utilizó hace ya unos cuantos siglos (desde 1700, más o menos) para referirse al etanol.

Qué forma más curiosa de referirse al etanol, ¿no crees? Lo que ahora se denomina etanol, compuesto por 2 moléculas de carbono, 6 de hidrógeno y una de oxígeno, antes se llamaba “el espíritu del vino“… desde luego, habremos ganado en exactitud, pero hemos perdido bastante en poesía. 😕

Pues resulta que “el espíritu del vino”  tenía una función práctica, además de la más evidente de ser la alegría de la fiesta.  ¿Cuál era esa función? Medir la temperatura ambiente.

Rondaba esa fecha, aproximadamente 1700, cuando se trataba de encontrar un líquido que permitiese medir la temperatura. Se rechazó el uso del agua porque su elevado punto de congelación hacía poco práctico su uso en los países fríos, donde con mucha frecuencia la temperatura ambiente bajaba de los 0º Celsius.

Fue entonces cuando se popularizó el uso de “el espíritu del vino“, es decir, el etanol o alcohol etílico.  Con este líquido se pudieron diseñar y construir termómetros muy sensibles.  Incluso un francés llamado Réaumur propuso a la Academia Real de Ciencias francesa la adopción de un termómetro de alcohol muy fiable.

Pero el romanticismo en las mediciones termométricas terminó a partir de la progresiva adopción del termómetro de mercurio creado por Fahrenheit en 1714.  Ese termómetro no tenía las desventajas de “el espíritu del vino“, porque era bien visible (de color plata), su composición era muy pura, permanecía líquido en un rango mucho más amplio de temperaturas y no dejaba restos pegados al tubo que lo contenía.

Desde entonces, los humanos sólo usaron el etanol para… en fin, para esto:

7 pensamientos en “El espíritu del vino

  1. Tuve la suerte de ver el reportaje en el que salía semejante capullo y no daba crédito. Se cumple aquello de que la realidad supera a la ficción, aunque hubiera actuado no habría parecido más gilipollas.

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s