Cuando la tortuguita asoma…


Alguien necesita un curso urgente de marketing...

Hace unos días tuve una charla con elgarro que, por su contenido de interés general, resumo a continuación.

La charla trataba sobre una tarde en la que empecé con mal pie. ¿Por qué? Pues porque no me dio tiempo a cagar antes de salir de mi casa. Y eso es una de las peores cosas que te pueden pasar…

Me pasé toda la tarde con ganas de cagar pero, como soy muy tiquismiquis con los WC en los que planto el culo, estuve toda la tarde aguantándome para no giñar en el trabajo. Ya lo veis, con la de gente que hay que se caga en la policía y yo prefiero hacerlo en mi casa.

Tras la siempre dura y arriesgada jornada laboral, hasta me dolían los ojos por dentro de tanto aguantarme, estaba como loco por llegar a mi dorado trono y soltar un buen brazo de gitano en versión bizarra.

Pero fue salir de trabajar y… ¡zas! Se me pasaron las ganas.

Quizá tuvo algo que ver el hecho de que yo voy a trabajar en bicicleta. Eso de tener el sillín apretándote el ojal quizá hiciera retroceder un poquito ese “cacaótico” relleno intestinal que tan mala tarde me había dado.

Sea como fuere, llegué a casa sin ninguna gana o prisa por aligerar mi peso. Así que estuve cenando tranquilamente con soletegordo, viendo una película hasta la hora de dormir.

Y en ese momento, las ganas volvieron. Y más fuerte que antes, incluso.

En estas lides, yo me considero un tipo muy resistente, en ocasiones puedo aguantar las ganas de cagar durante muchas horas o incluso días. Pero aquello ya no había quien lo sujetase. La situación se tornó crítica y reclamaba medidas inmediatas.

Con la tranquilidad de poder disponer de mi trono particular, me senté relajadamente y liberé un zurullo de tan magno tamaño que podría servir para alimentar a todas las moscas de la ciudad donde vivo durante varias generaciones. Lástima que no tuviese a mano la cámara de fotos, porque lo habría inmortalizado para deleitaros con su entereza, como ya hice en otras ocasiones…

Finalmente, misión cumplida. Por fin volvía la tranquilidad a mi ser. ¿No es increíble lo relajado que se queda uno después de ir al váter?

Pero la felicidad es breve. Al tirar de la cadena, observé horrorizado que mi zurullo, mi criaturita, se quedaba atascado en el conducto que debería atravesar para comenzar su viaje a un mundo mejor (donde van todos los zurullos, debe ser algo así como “el cielo de los zurullos”). Además, el nivel del agua comenzó a subir… y subir… y subir… hasta llegar casi al borde del WC.

Cambiamos el vaso por una taza (de WC) y nos hacemos una idea de lo que yo veía

Afortunadamente no se salió nada.

Tras unos segundos, pude comprobar que el nivel del agua estaba bajando, volviendo a la normalidad. Respiré aliviado.

Poco después me rearmé de valor y tiré de nuevo de la cadena. Y el agua comenzó a subir como antes, llegando hasta el borde y vaciándose lentamente.

Así hasta 4 veces 4, como dicen los taurinos. Y el zurullo asomando por la parte de abajo del desagüe, que no había manera de que se doblase para entrar por la tubería, negándose a “correr hacia la luz”, como era su destino.

Partirlo con una escobilla no es solución porque, tras hablarlo con soletegordo, en mi casa no hay escobillas. ¿Quién limpia la escobilla? Pues eso, no hay.

¿Qué hice entonces? Pues, aguzando el ingenio contra la adversidad, cogí un cubo y lo llené de agua. Pensé soltarlo de golpe en el WC y, con un poco de suerte, la presión haría que el ñordo fuese liberado de su testarudo atasco y pudiese al fin ser libre como… otros ñordos, vaya.

Pero me asustó pensar qué pasaría si todo ese montón de agua (más de la que cabe en la cisterna) no fuese absorbida por el desagüe y rebosara a mis pies… 😕

Así que decidí tirar el cubo poco a poco. Pero no estaba dispuesto a perder la presión (única arma contra el atasco moñiguil) así que, dado que debería soltar el agua poco a poco, por una regla simplísima, debía ganar presión de algún modo.

Y allí estaba yo, casi a las doce de la noche, levantando el cubo lleno de agua por encima de mi cabeza y tratando de acertar con el chorro (contundente, pero no exagerado) en el lugar adecuado, cual cura arrojando agua bendita en proporciones industriales sobre un poseso.

Funcionó.  Se fue. Después de todo, el moñigo se fue.  Por fin “corrió hacia la luz”.  La tubería quedó despejada (espero que sin daños) y yo ¿por qué no decirlo? aliviado a la par que un poco triste. Ya le estaba cogiendo cariño a ese grandullón…

Fotos y cosas así: taringa, fotolog, este blog.

23 pensamientos en “Cuando la tortuguita asoma…

  1. Jojojo, ahora tengo una conexión satelital y la hora de navegación me cuesta un ojo de la cara; pero vale la pena por reír un poco. 🙂 Cuando disponga de otra minifortuna que me permita recordar mi vicio de navegar por la red, pasaré de nuevo por acá. Saludetes.

  2. Ya veo que sigues sin tener escobilla. Solo se me ocurre una pregunta, que haceis con los restos que quedan en el water? Es mas, que haceis o hariais con los restos que dejan o dejaran las visitas en el water?

    Por mi trabajo he utilizado muchos “tronos” como tu dices, y si hay algo que me da mucha rabia es encontrarme que no hay escobilla (lo veo un inventazo), me da mucha cosa tirar de la cadena, que queden restos e imaginarme a la pobre señora de la limpieza entrando en mi habitacion a limpiar y encontrarse “eso”. Creo que eso no esta bien pagado (el echo de ir limpiando mierdas ajenas de habitacion en habitacion)

    Por supuesto en mi casa hay, nunca nos hemos planteado no tener, y te puedo asegurar que no tiene ningun resto de ninguna clase, el truco es utilizar el mismo agua de la cisterna para que la limpie

    P.D. lo unico que te pido es que si alguna vez haces tus necesidades mayores en mi casa, tengas a bien el uilizar dicho instrumento y no me dejes pistas de lo que paso alli. De igual manera, si yo hago uso de “tu” trono dejare el frenazo para que te diviertas limpiandolo ¿?

    • Jejeje… tomo nota. 😉

      Respondiendo a tu pregunta: ¿has pensado alguna vez en utilizar papel higiénico enrollado a modo de escobilla? Con un buen trocito tienes la suficiente consistencia para limpiar un resbalón mediano. Y no hay que limpiar nada, porque la escobilla, por mucho que la metas en el agua de la cisterna, sigue guardando restos mierdunos. ¿O es que te frotarías la espalda con ella? Si está limpia no pasa nada, ¿no? :mrgreen:

      • Eso si que me parece una guarreria. Coger un trozo de papel y limpiarlo con la mano ????????? Ni de coña. Y el resbalon que queda por debajo del agua? Te pones un guante de goma y metes la mano? Venga coño!!!!!!

        Y si alguien va a tu casa y deja el resbalon? Tambien vas a coger un papelito y lo vas a limpiar? Estoy deseando ir a tu casa, voy a estar un par de dias aguantandome y voy a pintar un Picasso. No te olvides grabarte mientras lo limpias con ese papelito, porque si piensas que voy a meter la mano que acaricia la carita de mis hijos en “TU” water, lo llevas claro. Ademas necesito mis DOS manos para alimentar a mi familia

        P.D. por supuesto que no me rascaria la espalda con la escobilla del water pero si encuentras un solo tropezon, lo limpio con la mano

    • Es muy sencillo, como mucho se mancha como dice Vir “el remanso” y como es tu criaturita coges un trocito de papel y lo limpias. Al tirar de la cadena queda limpito, limpito y no hay ningún foco de mierda en forma de escobilla en tu baño, jeje… Nunca he podido con las escobillas, me recuerda a los váteres de los bares y me dan mucho asco (puag). Que se va a hacer, cada uno con sus manías.

      P.D. je,je, os habéis fijado, es que es un poeta. Me tiene en el bote con su labia….

  3. Gran articulo.Una prosa, excelente como siempre, la temática educativa enseña valores y normas muy necesarias para nuestra sociedad. xD!
    Realmente a todos nos ha pasado. Yo al nacer en pueblo siempre he sido de cagar a lo grande, y siempre tuve problemas para que mi pequeño retoño cruzase el limbo y se fuese a cacalandia. Siempre he pensado que tengo un problema porque los mios son enormes.Cuando los cago caen al agua y de lo gordos que son salpican y me mojan todo el culo, algo bestial! Por otro lado tengo mis instestinos en muy buen estado de salud. Hace 2 años que hago perfects. Pero eso que no pasen por el agujero, sobretodo cuando estas en casa de otro jode mucho, porque das mala imagen. Cuantos vastagos me he encontrado en esa taza que no sabia si tirar de la cadena o bautizarlos…

    P.D: Un perfect es cuando despues de cagar no hacer falta limpiarse, porque no ha ensuciado el culo.

  4. Ya se echaba de menos una entrada como esta.
    Reygecko te diré que no estarías muy mal cuando aguantaste hasta casa, y cenaste, y viste una peli.
    Yo a veces lo he pasado tan mal (ya contaré donde acabó mi preferida camiseta de Axterix y Obelix), que cuando veo un trono no me lo pienso. Vale que mi trono sea único, es más, el trono de casa de mis padres sigue siendo mi preferido (han sido muchos años), pero te aseguro que no me corto, esté donde esté.

  5. Hace mucho que entro en vuestra web y hoy me he dignado a escribir, porque el artículo lo merece. Quería decir que soy bastante escrupuloso a la hora de posar mi culo en una taza malolienta, pero una vez estando en el instituto no pude aguantar y tuve que ir al servicio apretando el ojete por el camino para no hacermelo encima. Tal fue mi sorpresa cuando vi el lamentable estado del wc (con tropezones en el sentido literal de la palabra), que tuve que buscar por los alrededores un bar que se apreciara limpio. Una vez llegué al bar, no le dió tiempo a decirme nada al camarero pues iba como un cohete ha hacer de vientre. Despues de acoplarme como podia para intentar no tocar la repugnante taza del wc, conseguí obrar el milagro y quedarme limpio como una patena. Salí de alli con la sensación de haber perdido 5kg de encima.
    Al que seguro no le hizo ninguna gracia fue al dueño del bar con el ejemplar que se encontró en el servicio (tire un par de veces de la cadena y no se iba, tuve que desistir y volver al instituto), fijo que se acordó de alguien de mi familia. Pero como digo siempre, prefiero perder un amigo que perder una tripa.

    • Hombre, en los bares,restaurantes y hoteles JAMÁS tiene que tirar uno de la cadena! Se debe dejar el regalo como muestra de respeto, es como decir: “He comido muy bien, mira todo lo que me ha salido!”
      Además, es impagable salir de allí y ver como el dueño se va al lavabo a ver que has echo… xD

  6. xDD
    El otro día en el hospi me acordé de este tipo de entradas. Me encontré una sorpresita en el wc de un paciente, por más que tiraba de la cadena, el zurullo gigantesco seguía ahí, era tan grande que, como dijo mi compi: “no hace la curva, no coge el giro!!” La escobilla en nuestro caso fue la solución, pero fueron minutos de lucha y a continuación tiramos la escobilla. La explicación de semejante zurullo eran días de estreñimiento del pobre señor, al que se le puso un enema.

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s