Los desgraciados de Parquesur


Unhappy hour

¿Demasiada gente aparentemente feliz? ¿Muy poca gente feliz?

No hace demasiado, estuve intercambiando pensamientos con mi amigo Chuchi.  Me dijo algo así:

Cuando voy por el pasillo central de Parquesur (nota: es un centro comercial del sur de Madrid) y veo algunas familias (¡muchas!)  en las que la mujer está gorda como un mastodonte, él tres cuartas partes de lo mismo, con la cabeza gacha y la expresión triste, con dos niños hijos de puta correteando por todas partes y molestando a todo el mundo… cuando veo eso, me pongo en la situación de sus padres y me pregunto: ¿realmente quería acabar así? ¿Era ésta la vida que quería llevar? ¿Dónde han quedado mis proyectos, mis ilusiones? ¿Era esto lo que quería? Porque me da la sensación de que mucha gente ocupa, a propósito, su tiempo con el enorme trabajo que dan los hijos para así no tener que pensar en la mierda de vida que tienen…

Eso mismo que Chuchi me estaba contando, yo también lo había pensado alguna vez.  Pero eran esos pensamientos que se cruzan por mi cabeza como el sueño del que te despierta bruscamente la alarma de tu reloj a las 07:00 a.m.  Uno sólo recuerda esos sueños cuando algo (o alguien) se los hace recordar.

Es un lujo tener amigos que sean capaces de deshacer el mundo, de hacerte pensar, de cuestionarte las cosas más cotidianas.  Es mi amigo Chuchi.  emoticono-brindis

ACTUALIZACIÓN – En el momento en que escribo esto, Chuchi me acaba de mandar un correo precisamente sobre este tema (parece que al final se decidió a escribirlo, que yo se lo pedí ese día) que yo procedo a copiar y pegar a continuación.   Señoras y señores, con ustedes Chuchi, el capricho de las nenas:

Soy una persona a la que le gusta mucho reflexionar sobre obviedades de la vida, algunas de las cuales no son tan obvias; es decir, me gusta darle la vuelta a todo y ver cómo evolucionamos socialmente. En este momento y por mi trabajo en banca me estoy haciendo un máster sobre cómo hemos cambiado, sobre cómo gastamos ahora, sobre nuestra ambición y sobre todo lo que nos ha llevado a estar como estamos.

Siempre ando a la gresca con algunos de mis amigos porque estoy soltero y sin compromiso, lo cual no significa que no quiera tenerlo, pero no quiero cubrir etapas porque hay una norma no escrita que determine que tienes que cubrir etapas; es decir, casarte, tener hijos… si se dan las circunstancias cumpliré con esas etapas, pero porque quiera, no porque toque.

Es una de estas discusiones en las que me sueltan frases del tipo “tienes que organizar tu vida” “se te va a pasar el arroz” y tópicos así, empecé a reflexionar sobre tanta y tanta gente que es tremendamente infeliz, muchos de los cuales no quieren pararse 5 minutos a pensar porque se derrumbaría su vida. Afortundamente creo que los amigos con los que discuto de estas cuestiones están felizmente casados y los que tienen hijos lo tienen porque han recibido “la llamada” y no porque toque. Yo no he tenido esa “suerte” y mis relaciones no han llegado a la boda ni al “arrejuntamiento”, aunque haya estado cerca en alguna ocasión, pero es fácil ver la de parejas que continúan la rutina sin pararse a pensar en qué son, dónde han llegado, qué vida lleva…

Lo comentaba con reygecko hace poco y él me animó a escribir estas líneas; vete un sábado por la tarde a cualquir centro comercial, por ejemplo, Parquesur; pasillo central, montones de parejas con niños colgados de los brazos dando brincos y unas caras que no denotan precisamente felicidad; a muchos los podrías parar, sentarte con ellos, hacerles recordar cuando eran novios y decirles “¿esto es lo que queríais?”. La mayoría prefiere no pensar, seguir cuanto más ocupados mejor para así no tener que afrontar su infidelidad.

Es más habitual de lo que parece y hace que en verano se produzcan las rupturas que se producen “por que como estamos todo el día juntos…” joder, qué triste que por aumentar el tiempo con tu pareja te lleves peor. Muchas parejas se casan, automáticamente a ellos les crece la barriga, a ellas el culo y la raíz del tinte de su pelo aumenta espectacularmente; es decir, se descuidan sobremanera; pasan los años y tienen hijos, en muchos casos no saben por qué los tienen ya que arreglo les ves cómo les tratan son una molestia más que una bendición; el caso es que te vas al Parquesur y les ves haciendo tiempo con los niños jodiendo todo lo que pueden, el todoterreno aparcado en el parking y un hipotecón de un chalet tremendo; a ellos les ves desando que lleguen las 22:00 para ver el partido de La Sexta esperando que los niños se hayan ido a la cama y luego a dormir, porque me da que lo de “sábado, sabadete…” ya no les afecta ellos.

Evidentemente es muy radical lo que cuento porque hay infinidad de parejas que son felices, pero hay demasiadas con las que te podrían sentar y hablarlo; ha pasado el tiempo y se han metido en una vorágine de hijos, gastos, trabajo… que les ayuda a no pensar, esa es la clave; muchos te dirán que bueno, que es lo que hay y que sí, que están bien, pero luego me envidian, aunque mi situación tampoco es idílica. Pasará el fin de semana y llegará otro y otro y otro más con la misma rutina, más barriga y más raíz sin tinte en la cabeza.

Ya digo que esta “crítica” es muy relativa porque no hay situación ideal, bueno sí, la situación ideal es la que uno acepta, quiere y tiene porque es feliz con ella; muchas veces deberíamos pararnos a pensar que no siempre casarnos y tener hijos es lo que queremos y no pasa nada; pero nos hemos metido en una “ruleta social” en la que eres el rarito si no cumples el estereotipo marcado.

Foto: southafrica.to.

13 pensamientos en “Los desgraciados de Parquesur

  1. yo creo que fallais por el lugar, cumplir con las obligaciones básicas, hacer la compra, barrer, fregar, etc…, no le hace feliz a mucha gente y mucho menos si te tienes que meter en un centro comercial el sábado por la tarde.
    Por supuesto que hay gente infeliz en ese barullo, pero no creo que sea más infeliz que vosotros o yo, es el momento.
    yo he pasado por los dos estados, casado con hijos y soltero sin ataduras y los dos tienen su parte buena y su parte mala.
    acercate un domingo por la tarde a algún bar de donde vivo, que tenga camareras y verás a muchos solteros y sin compromiso comerse las miserias delante de unas cervezas y buscando a congeneres en la misma situación para no encontrarse solos.
    en ese mismo momento las parejas y con obligaciones estarán disfrutando de su situación.
    lo dicho depende del momento y sobre todo que es muy dificil ser feliz siempre y acertar con tu vida.

    • #1: Chuchi no se refería al momento OBLIGATORIO de hacer la compra, sino al momento VOLUNTARIO de disfrutar de tu tiempo libre con tu familia en un centro comercial. Y eso sí debería gustarte… ¿no?

      Por otro lado, él no pretendía decir que es más feliz que esos pobres diablos (al menos yo no lo he entendido así) sino que cada uno debe buscar el modo de vida que le haga feliz. Y que ese modo de vida no tiene por qué ser el “normal”, es decir, que puedes buscar un buen trabajo, casarte, tener hijos… y ser un completo desgraciado.

      Creo que Sceet lo ha entendido perfectamente cuando dice “Buscad vuestro sentido, aunque destapeis la realidad y no os guste, porque la vida no son dos dias, pero solo se vive una vez.”. Bravo Sceet 😀

  2. A todo esto se refiere la pregunta: ¿Cual es el sentido de la vida?
    Llevo años preguntandomelo y aún no lo tengo muy claro. Pero hay cosas que si tengo claras: Odiaria levantarme una mañana y darme cuenta de que ha sido exactamente igual que la anterior, y otra igual… Odiaria llegar a mi lecho de muerte y pensar que no hay nada que hata echo mi vida diferente. Odiaria emmascarar la triste realidad con hijos, una mujer a la que no quisiese y un trabajo de mierda.

    Todos deberiamos pararnos a pensar en cual es el sentido de NUESTRA vida, porque cada cual tiene un sentido diferente. En mi caso, pienso acabar la carrera de biologia, terminar mi ingles, aprender algun otro (como francés) y irme. ¿Donde? A ver mundo. Mis padres dicen que es una locura, que debo tener esposa e hijos y yo no lo entiendo.
    ¿Porque es una locura el intentar ver mundo?¿Porque no es lo que hace la mayoria?
    Puede que no llegue a los 90 años, puede que el dia que muera no tenga nadie a mi lado, pero no me importa.

    ¿Que cual es el sentido de la vida? Para mi es llegar a tu lecho de muerte y pensar en lo que has echo en la vida, estar plenamente orgulloso de ello sabiendo que siempre actuaste bajo tus propios principios, con la certeza de que dejas un mundo mejor y sabiendo que has llevado una vida digna de ser imitada.

    Buscad vuestro sentido, aunque destapeis la realidad y no os guste, porque la vida no son dos dias, pero solo se vive una vez.

    • Eres un crack. Siento no llevarte la contraria como le gustaría a Reygecko por aquello de nutrir la conversación con más puntos de vista ( 😉 ) pero te acercas bastante a cómo veo esta vida (con sentido o sin él)… Carpe diem.

  3. Ole, completamente de acuerdo. Yo hago lo que creo que me va a hacer feliz cada día porque creo que para eso estoy aquí. Y lo que también creo es que vivir no es sólo respirar.
    Referente a los hijos, mi madre me llamaba, ya se ha cansado, antinatural por no querer tenerlos. Pero ya hace mucho que me da igual, ya ni contesto….

  4. Efectivamente, reygecko, yo lo lanzo, pero no cuestiono; yo estoy solo pero me encantaría tener un alma gemela que me hicira babear, ahora bien, no voy a buscame una compañera porque toque, porque me voy a quedar solo, porque se me pasa el arroz… por mil cosas que me metan en la vorágine vital típica y cuando me dé cuenta tenga dos hijos (¡cómo vas a tener solo uno!) que o quiera como se merecen, etc, etc.
    Si la gente no quisiera tener pareja no tendríamos tanto portal de parejas en internet ni tanta búsqueda de la media naraja.
    Ninguna situación es mejor que la otra, simplemente es cuestión de hacer lo que quieres hacer y ser feliz con ello; no me parecería tener un calendario en el que tenga marcadas las fechas en las que debo estar casado, con un hijo, dos…

  5. La vida de cada cual y sus circunstancias, la vida en un estadio repleto para ver un futbolista, la vida esperando las notas de tus hijos, de la salud de la abuela, del paro, del paron, del estancamiento, de la pena de sentir que apenas somos nada. La vida con un compromiso y un sentido, también sin sentido, pero dicen los del atleti, siempre con motivos de sentimiento, que no se puede aguantar.
    La vida no es ni puede ser lo que queremos, desgraciadamente somos humanos. Me jode reprender a Roma, mi perra cuando peligra su salud, por oler y comer lo que encuentra, me jode mandar a mi perra, me jode por querer tratar su libertad a mi manera.
    Me joden las preocupaciones, los problemas, ver que mi madre envejece como yo. Me jode la vida por quererla, fundamentalmente lo que hace sentir y estar vivo.
    Saludos

  6. Por supuesto que la vida también son preocupaciones pero al acostarte tienes que sentir que resumiendo el día has tenido más cosas que te han hecho sonreír que cosas malas. Si no hubiera cosas malas y preocupaciones no saborearías las buenas con tanto gusto…..

  7. Sentir que estás viviendo “el día de la marmota” una jornada tras otra es muy corriente en la sociedad que hemos montado. Salvo algunos pocos realizados por un trabajo vocacional, somos como un Bill Murray de vida repitiendo sistemáticamente las mismas cosas… (madrugar,el mismo coñazo de trabajo, el mismo coñazo de transporte, la misma compañía). En una situación así, tienes dos opciones, o hacer como Bill al principio y desesperarte y ser infeliz (el tío se llegaba a suicidar) o disfrutar de cada uno de eso “días de marmota”, burlándote de tu propio trabajo con los compañeros, descojonándote en el autobús con las tonterías de Radio Marca, buscando la complicidad con la misma compañía, sí (¿cuántas formas hay de enamorar a Andy Mcdowell?). Lo de los pobres desgraciaos del Parquesur a lo mejor no es por la bruja de la mujer o por los energúmenos de los hijos (que a lo mejor sí), sino ¡porque es una locura de sitio! hay más gente que en la guerra, chun chun en algunos sitios, etc.
    En fin, como decía la canción de Sabina “más de cien mentiras”:
    Más de cien palabras, más de cien motivos
    para no cortarse de un tajo las venas
    más de cien pupilas donde vemos vivos,
    más de cien mentiras que valen la pena….. (pon las que quieras)

    Hay que engañar a la vida, pensar que mañana ficharemos a un negrazo que la hunda hasta el codo aunque al final fichemos a un portugúes tiratriples….

    Pd.: El Chuchi es un filósofo, aunque e frío parezca un frívolo cachondo 🙂 que también

    • Insisto en que Chuchi no achaca la infelicidad de esos pobres desgraciados a sus respectivos maridos/mujeres/hijos, sino al hecho de llevar el tipo de vida “que se espera de ellos”, y no el que realmente les gustaría llevar.

      Yo entiendo así lo que él dijo y, además, yo también lo pienso. Si no es eso, que me corrija el filósofo… 😉

      P.D.- La forma más eficaz de enamorar a Andy McDowell es regalarla un tinte de Loreal. Porque ella lo vale.

      • Efectivamente, reygecko; veo que tú has captado realmente mi idea, claro que nos tiramos hablando de ello un buen rato.
        Por cierto, aunque se ha enfocado el tema desde el punto de vista del varón, yo lo lanzaba de manera genérica y tan frustrante es para el esposo como para la esposa que aguanta unos hijos que, realmente, nunca se planteó si quería tener, pero era lo que parecía “lógico”, que se ha dejado de cuidar y que engancha un fin de semana con otro con la misma dejadez de su marido, el cual la hace poco caso en la cama, aunque a ella tampoco la importa demasiado.

  8. Como se ha dicho, todos sin excepción entramos en una dinámica social que nos mete en una rutina en la que nuestros deseos no son muy diferentes a los de la mayoría. Es dificil parar y sacar la cabeza para tomar una decisión que esté limpia de esa marca sociocultural que llevamos todos. Como bien dice el filósofo (ese pedazo de Chuchi 🙂 ), lo triste no es decidir tener una vida típica sino tenerla sin haberla querido.

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s