Nadie te enseña a morir


Voluptate Mors, de Philippe Halsman

Voluptate Mors, de Philippe Halsman, featuring Salvador Dalí

No, nadie te lo enseña.

Todos sabemos que un día nos llegará la hora (¡¡ojalá eso no cambie nunca!!) y que se acabará nuestro tiempo, pero nadie te enseña a prepararte para ese momento.  Ni tampoco se enseña a los familiares, amigos y personas con alguna relación con el muerto.  Para todos es una tragedia.  ¿No deberíamos aprender algo? ¿No tendríamos que ser un poco más lógicos y entender que DEBE ser así?

Unos creen que, tras morir, su espíritu va a un sitio mejor donde será feliz eternamente.  Otros creen que volverán a reencarnarse en otro ser, mejor o peor según se haya comportado durante la vida.  Otros creen que su “energía vital” pasará a formar parte del universo, haciéndose un todo con el cosmos…  ¡¡cuántas excusas nos buscamos para no aceptar algo tan simple como la muerte!!

Es esa falta de preparación hacia la muerte lo que, en mi opinión, la vuelve tan dolorosa y tan difícil de afrontar cuando afecta a uno de nuestros seres queridos.

Desde pequeños nos enseñan a disfrutar de la vida: estudia y fórmate, diviértete, intenta pasar tiempo con tus seres queridos, viaja… sé feliz.  Pero nadie añade la coletilla final: haz todo eso mientras puedas, porque tú también morirás.

En algún sitio leí (quizá lo vi por la tele, no lo recuerdo) que los esquimales, cuando eran demasiado viejos para mantenerse por sí mismos y sólo suponían una carga para la tribu, se internaban en el hielo y se dejaban morir allí con la esperanza de servir de comida para los osos blancos.  Así, cuando la tribu cazase un oso blanco, el espíritu de ese viejo esquimal volvería a formar parte de la tribu y estarían siempre unidos.

Quitando la paparruchada de la parte tocante al espíritu (para un ateo convencido como yo, eso del “espíritu eterno” sólo me provoca pena por lo ignorantes que somos los humanos) esa forma de entender la muerte como algo natural, como una etapa más de la vida, es mucho más sencilla y, de nuevo en mi opinión, agradable.  Uno elegía el momento en que decía “basta” cuando todavía podía hacerlo.  No creo que sea más digno vivir ciento veinte años enganchado a una máquina en un hospital, atiborrado de medicamentos y en estado vegetativo sobre una cama.

Cuando uno no pueda disfrutar de la vida, decidir lo que quiere hacer y cómo hacerlo, emplear su tiempo en lo que crea más oportuno, limpiarse el culo por sí mismo… cuando todas (o algunas) esas cosas no se puedan hacer, es cuando uno debería poder decir “basta”.  No consiste en vivir mucho, sino en tener una buena calidad de vida… mientras ésta dure. Lástima que no podamos morir dignamente, lástima que no nos eduquen para ello.  No hemos evolucionado tanto, me temo…

Fuentes: kisrael.com, burrapacaweblog, attta.org.

10 pensamientos en “Nadie te enseña a morir

  1. curioso tema.. y te parecerá extraño..

    Mi madre desde que tengo uso de razón siempre nos ha hablado del tema, y será doloroso el día que ella o mi padre me falten, pero ah sido tal la forma en que ella nos ha educado en ese tema, que ya lo tengo digerido.. te repito no se el día que pase.. si lo vea de la misma manera.. pero aqui en casa.. con las personas que forman mi familia.. es un tema, ya bastante masticado..

    saludites! ^^

  2. ¡Pues qué envidia, silvanha, qué envidia!

    Yo creo que es el tema que más deberíamos tratar (porque todos pasaremos por ese trance, por la muerte) y que menos se trata. Y hablo de la muerte en sí, no de lo que ocurre DESPUÉS de la muerte, que eso no lo sabe nadie por mucho que las religiones nos enseñen sus ofertas…

  3. Juas,yo personalmente hace tiempoi que dejé de tener miedo a la muerte…hasta siento cierta curiosidad morbosa por saber como será,pero sinceramente pocas ganas de que venga…jejeje,llamadme tonto…Ya he hecho de todo un poco,menos probar drogas,cosa que no he hecho nunca…(no,ni siquiera un porro…)lo único que me queda quizás es dejar descendencia y educarla tan bien como mis progenitores hicieron conmigo,con eso me daría por satisfecho…prolongar la especie y todo eso,aunque cada vez tenga menos ganas de traer a un pobre crio a este mundo para que sufra,pero no se…sinceramente no se si estaré preparado,mis amigos dicen que sería buen padre,porque estaría a la misma altura intelectual que un crio…jajajaja,en fin,que se me está yendo el tema…cuando tenga que venir vendrá,simplemente espero estar en paz,con todos y conmigo mismo,o si no volveré siendo un espíritu cabroncete,muahauaaauaahauahahhh

    • Yo tampoco tengo hijos y creo que jamás los tendré. De hecho, a mi edad, ya podría tener nietos. Económicamente, no me puedo mantener ni a mí mismo. ¡Como para tener hijos! Jajaja. Es mejor vivir sin pensar demasiado en la muerte. De hecho, para ser 100 % felices, deberíamos olvidarnos por completo de ella y de que existe. A veces me llaman por teléfono las compañías de seguros para que contrate una póliza de seguros de decesos. ¿Para qué? Si resulta que soy inmortal, ¿me devolverían el dinero? Todo el mundo da por hecho que todos los seres humanos somos mortales. ¿Todos? A lo mejor, yo no soy mortal. Sé que cuando se mueran mis padres (por desgracia, ya les queda poco) lo pasaré muy mal. Pero no quiero derrumbarme. No quiero que vivir el resto de mi vida triste y apenado. Hay que ver el lado positivo: podré volver a casa a la hora que me dé la gana, podré montar fiestas con amigos en casa, etc. Es decir, cosas que mis padres no me dejaban hacer. Jajaja.

  4. “si no volveré siendo un espíritu cabroncete,muahauaaauaahauahahhh

    jajajajajaajajjaja lo mismo me dice mi hermano cuando hablamos de eso:

    “si no termino de hacer lo que debo en vidam regresaré siendo un espiritu cabron” jajajaja

    y lo que las religiones ofertan.. bah!.. es solo morir, dejar de respirar, lo que se debe preguntar es ¿Estás listo?

  5. A mí me anima pensar que si se te muere alguien cercano, su espíritu (llámalo como quieras, aura, recuerdo) permanece. Efectivamente no estamos preparados para la muerte, pero ¿quién nos puede preparar? Nadie ha vuelto para contarlo…
    Está claro que uno se prepara conforme más experiencia tiene en “despedir” a los seres queridos.
    Estoy de acuerdo en lo de que si no te puedes limpiar el culo solo, que se acaben tus días. ¿A dónde hay que irse para que te coma un oso? ;-P

  6. El problema de la aceptación de la muerte está en la forma en la que ésta aparece y la etapa del ciclo vital en la que lo hace. Siempre aceptamos mejor el fallecimiento de una persona mayor que, digamos, ya ha vivido “lo suficiente”, que el de una persona joven “que tiene todo por vivir”. Y además del tema de la edad, que es básico bajo mi punto de vista para afrontar la muerte de un ser querido, también influye en si la muerte aparece de forma paulatina, de manera que hay tiempo de prepararse (tanto protagonista como familiares), de despedirse, de morir en paz y dignamente y de final aceptación; o de si se trata de una muerte de repente, inesperada y brusca, que te deja en shock y sin capacidad de asimilación de lo ocurrido.
    Hay muchos tipos de muertes, me gustaría la mía en un futuro muy lejano, cuando estuviera preparada, habiéndome sentido realizada como persona y sobre todo teniendo una muerte dulce.

    • Totalmente de acuerdo. Recuerdo que, en un funeral, el mejor amigo del muerto dijo públicamente ante todos los familiares y amigos: “Bueno, no es para tanto. Ya le tocaba morirse.” Se supone que si tienes más de 80 años, ya te toca morirte. Si te mueres antes, no haber fumado. Mucha gente muere prematuramente de cáncer de pulmón porque se pasó la vida fumando. No sé qué es peor: tener una enfermedad larga y terminal, o bien matarte en un accidente de tráfico. “Oiga, doctor, dice que me quedan tres años de vida. Es decir, tres años de sufrimiento. Pues, no sé: me da igual morirme ahora que dentro de tres años.” Te da tiempo a prepararte, a afrontar ese desenlace fatal. En cambio, te llaman por teléfono y te dicen: “¿Usted es Javi? Lamentamos comunicarle que sus padres acaban de fallecer en un brutal accidente de tráfico. El coche se salió de la autopista y se cayó al río Ebro.” Eso me sentiría peor. También me sentiría fatal si un médico me dijera: “tu madre tiene una extraña enfermedad y se va a morir dentro de tres días. Ya no podemos hacer nada para salvarle la vida.” En parte, soy un poco egocéntrico. Realmente, que se mueran familiares y amigos no me preocupa tanto que el hecho de morirme yo. Mientras yo no me muera, no debo estar preocupado. El problema es cuando me toca a mí. Y es cuando me preguntaría: “pero ¿por qué yo, si lo normal es que se mueran otros?”

  7. Yo opino lo contrario. En 2012 tuve un grave accidente por culpa de terceras personas. Los accidentes siempre ocurren por culpa de la negligencia de otras personas. Desde entonces, soy minusválido. Soy un amasijo de huesos inservible. Nunca me he atrevido a suicidarme. Eso sí: prefiero vivir como antes del accidente. Sin embargo, eso ya es imposible. Yo valoro mucho más la salud que el amor y el trabajo. Me gustaría tener la salud al 100 % y vivir sin trabajo (sin dinero) y solitario (sin nadie que me quiera). Me encanta la soledad. Siempre y cuando tenga salud. Yo respeto a aquellos enfermos terminales que quieran poner fin a su vida mediante la eutanasia. Pero yo prefiero vivir. Aunque sea un trapo inerte conectado a una máquina. Yo siempre he querido vivir eternamente. Me aterra la muerte. Y creo que todos deberíamos temerla. Y no por la tontería de que no sabemos qué es exactamente. Todos sabemos lo que es. En YouTube hay infinidad de vídeos de tanatopraxia, de nichos en cementerios y las imágenes, que pueden herir la sensibilidad de cualquier ser humano, son extremadamente desgarradoras e impactantes. Soy creyente, pero creo que Dios se equivocó con hacernos mortales. Simplemente por una estúpida manzana que mordió Eva. Considero que es un castigo infinitamente exagerado. Somos pecadores porque Dios ya lo hizo a propósito para que no fuéramos perfectos. Date cuenta que, una vez muerto, ya no hay vuelta atrás. Que la “Vida Eterna” en el Más Allá, en el Cielo o en el Infierno, puede existir, o bien ser una auténtica patraña. De todas maneras, en parte tienes razón. La vida tiene que tener un inicio (nacimiento) y un final (fallecimiento). Sería muy desesperante envejecer y no morirse nunca. Lo que pasa es que yo quiero ser eternamente joven y no morirme nunca. Prefiero mil veces trabajar en un trabajo asqueroso, que tenga que estudiar para aprobar exámenes, que mis padres me riñan cada día, que tenga que pagar impuestos a Hacienda, etc. Eso es vivir (o malvivir). Pero estás vivo, aunque tu vida sea una porquería o, al menos, no tan bonita como te la imaginabas. A mí no me gustan los cumpleaños. Odio cumplir años. Sin embargo, es mejor cumplirlos que no cumplirlos. Vives durante un rato y, luego, te mueres para siempre. Y aunque muchos filósofos y científicos afirmen que cuando te mueres eres inconsciente de que te has muerto y, por lo tanto, no te enteras de nada; yo opino lo contrario: quizá los muertos no saben que están muertos. Pero estoy seguro de que querrán despertarse cada mañana de su ataúd para ir a la escuela o al trabajo y no podrán porque están muertos. “¡Vaya! Me olvidé de que ya no tengo que madrugar porque ya estoy muerto para siempre”. Es lo que deben pensar. Creo que en Indonesia tienen la costumbre de desenterrar a los muertos cada 5 años y hacerse fotografías con ellos. Lo vi en YouTube. No existe nada más desagradable que eso. Y, hace años, en un documental de televisión vi que en un país africano guardan el cadáver del familiar muerto en una choza y lleno de moscas. Lo más impactante es que lo lavan cada día con un trapo húmedo y le dan de comer con cuchara y todo. Así durante años y años. En España, estas costumbres tan raras serían impensables.

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s