Viajando ando: Frankfurt


Frankfurt desde el otro lado del río Main

Frankfurt desde el otro lado del río Main

Pues sí.  Esta semana santa pasada (desde el día 9 hasta el 12 de abril concretamente) me escapé a Frankfurt junto con soletegordo, elgarro, femaesa y dos amigos más.

No se puede decir que el viaje empezase muy bien.   Nuestro vuelo salió con una hora y media de retraso desde el aeropuerto de Madrid porque tuvimos “problemas técnicos” que impidieron el despegue.  Según el comandante (o lo que sea, que yo me pierdo con tanto mando) tuvimos una fuga de combustible y había que comprobar que todo estuviese en orden antes de despegar.  😕

¡¿Una fuga de combustible?! ¿Es que se dejaron la tapa abierta? No es muy tranquilizador, vaya…  Y todavía menos tranquilizador era escuchar a un niño cabrón que se sentaba unos cuantos asientos por detrás de mí y que no paraba de gritar “‘¡¡Éste es el avión de la muerteeeeee!!”.  ¡Será hijoputa el niño!

Finalmente, el vuelo despegó y pudimos llegar sin mayores complicaciones.  Las dos horas y veinte minutos que dura el vuelo desde Madrid se hacen largas, pero me piqué con un sudoku (que no fui capaz de resolver) y entretanto ya estábamos aterrizando.

Sobrevolando los Alpes

Sobrevolando los Alpes

Los alemanes son una gente que merece la pena estudiar.  Tras sobreponerse a dos guerras mundiales en las que acabaron casi completamente destruidos, vuelven a ser una de las sociedades más avanzadas y económicamente potentes de todo el mundo.  ¡Y comen como bestias! 😀

Menú para cuatro

Menú para cuatro

En la foto de la derecha vemos una cena que hicimos en una típica taberna alemana.  Consistía en un menú para cuatro personas, lo que no es mucho teniendo en cuenta que nosotros éramos seis.  ¡Y algunos presumimos de comer bastante!

Pues no fuimos capaces de terminarla.  😦

Ese festival de la carne en el que había patas de no sé cuántos animales sobre la bandeja, salchichas, patatas asadas, chucrut y alguna verdura para disimular, resultó demasiado para nosotros.  Y eso que lo acompañamos con una bonita jarra de 3 litros de sidra (típica en Frankfurt) para que no se formase bola en el gaznate.  Pero nada, no hubo manera.  ¡Qué bestias, cómo comen por allí!

Es curioso que, pese a que el sueldo de los alemanes es mucho más alto que el de los españoles, resultaba bastante “barato” salir a cenar o comer por allí.  Esa misma cena en Madrid nos hubiera salido bastante más cara.  Eso me da la poco reconfortante sensación de pertenecer a un país donde me pagan poco y me cobran mucho…

Claro, tanta cerveza, sidra o lo que sea que bebas te hace mear.  Y cuando has bebido mucho, para un varón puede resultar difícil acertar en el urinario.  ¿Cómo se arregla eso? Pues con psicología inversa: ¿qué es lo que hay más arraigado en el cerebro de un hombre europeo? El fútbol, sin duda.  Así que ayudémosle a mear dentro…

wc

WC alemán

Como se ve, en esa taberna ponen un pequeño campo de fútbol con su portería y todo para que tratemos de empujar la bolita y meter un gol mientras meamos.  Así conseguiremos que el borrachuzo meón de turno (es decir, nosotros) no se mee fuera.  Chapeau por la inventiva y la practicidad alemana.

Los alemanes son gente práctica.  Se nota en sus coches, en la sobriedad de sus edificios, en sus costumbres… aquí tenemos un ejemplo más de lo prácticos que pueden llegar a ser.

Imagino la situación: un montón de casetas de obra sobrantes tras construir uno de los rascacielos del centro de Frankfurt y un ingeniero rascándose la cabeza y miŕandolos… hmmm… con esto hago yo un edificio.  ¡Y vaya si lo hizo!

Edificio-contenedor en pleno centro de Frankfurt

Edificio-caseta-de-obra en pleno centro de Frankfurt

Pese a que Frankfurt fue una de las ciudades más castigadas  y resultó casi totalmente destruido por los bombardeos en la segunda guerra mundial, los alemanes se esforzaron por reconstruirlo respetando su aspecto original.  Por eso la plaza del ayuntamiento tiene esta bonita pinta:

Plaza del ayuntamiento de Frankfurt

Plaza del ayuntamiento de Frankfurt

Ha sido una buena escapada de vacaciones de semana santa.  He comido como una mala bestia, he paseado entre rascacielos mientras los conejitos corrían en pleno centro de la ciudad (¡sí, hay conejos sueltos en pleno centro de Frankfurt!), he practicado mi mierdinglish con otra gente… ya tengo ganas de escaparme otra vez. 😉

De todo lo que he visto, hay algo que tardaré mucho tiempo en olvidar: la cena de la última noche.  Pensábamos tomar una cena ligera porque ya estábamos saturados de tanta carnaza.  Así que pedimos una ensalada y un platito.  Mi “platito” resultó ser éste:

Mi última cena en Frankfurt... por ahora

Mi última cena en Frankfurt... por ahora

¿En qué consistió esa cena? Pues en dos pedazo de escalopines que más bien parecían entrecots, uno encima del otro, tapados ambos por la montaña de champiñones en salsa que se ve en la foto.  Y lo que parecen patatas fritas resultaron ser fideos empanados.  Todo un homenaje a la gula y el colesterol que se han traducido en algún kilito de más.  Menos mal que tengo un cuerpo lozano y la naturaleza fue generosa conmigo jejeje…

7 pensamientos en “Viajando ando: Frankfurt

  1. wow!!! me han dado ganas de conocer Alemania, y mira que estaba muy lejos de estar entre mis preferencias.. me late cacahuate.. de verdad se ve linda..

    además bastante pacifico.. lindo viaje!! y se ve que lo disfrutaste como enano xD

    salu2! ^^

  2. Jejejeje… excelente viaje … ya me gustaría a mi estar por Europa 🙂 y conocer tantos lugares 😛 y ser nutricionista tiene que ser laaaaaaaaaa profesión jajaja ya me imagino las consultas siempre llenitas 😛

  3. El viajecito estuvo genial,aunque a mi se me derrumbó el mito de los alemanes/as tiparracos/as (que no se me enfade la ministra).Claro,que con estas raciones,es imposible que el cuerpo no empieze a expandirse hasta limites insospechados.
    Reygecko deberias haber incluido también,la foto de la “birrita” que te tomaste uno de los días (para ver que alli todo era a lo grande).
    Aunque regresamos con algún kilito de más,la ciudad y el viajecito mereció la pena.

  4. Hola, yo voy a ir a frankfurt en un par de semanas y el problema es que el hotel lo cogimos en las afueras, en Offenbach, a 7 km de Frankfurt. Tienes idea de como podemos ir hasta Frankfurt ademas de en taxi? (Q se supone que es bastante carillo),solo se que la estacion mas cercana que tenemos es Offenbach Kaiserlei

    Gracias de antemano

    • Hola Paloma 😀

      ¿Has visto si hay tren de cercanías que conecte con Offenbach? Porque si lo hay, es muy probable que puedas ir en tren hasta la estación central de Frankfurt. Luego allí, dependiendo de cuántos seáis, es probable que os venga bien la Gruppenkarte (no recuerdo si se escribe así…) para moveros por la ciudad.

      Saludetes y a disfrutar de los ABUNDANTÍSIMOS menús de Frankfurt. Eso sí, hay que saber buscarlos… 😉

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s