El mal uso de la sanidad pública


msn-medicoHoy me sale de las narices escribir sobre algo que llevo mucho tiempo pensando y que últimamente he tenido ocasión de comprobar: el mal uso que, en general, hacemos de la sanidad pública.

Pondré un ejemplo de lo que quiero decir.

Una familia está en casa y su niño no está, como es su costumbre, revoloteando por toda la casa, chinchando al perro, saltando sobre los sofás ni tocando ese tambor que le regaló el padre cabronazo de un amigo del colegio.  No.  El niño está quieto, tumbado sobre un montón de cojines.  Y lo más raro es que no está jugando con la consola, que es con lo que se le tiene entretenido toda la tarde para que no moleste.

MADRE – Pepe, a tu hijo le pasa algo. (¿No es curioso que los padres digan “tu hijo” cuando hablan de él al otro progenitor? ¡Como si ellos no tuviesen nada que ver!)

PADRE – Sí que es raro, sí… ¿qué te pasa? ¿Te duele la cabeza?

NIÑO – Gñññññ… sí… bfffff…

M – Ponle el termómetro a tu hijo, anda, haz algo.

Le ponen el termómetro y descubren que el niño tiene fiebre.  37,8º para ser más exactos.

En este momento es cuando saltan las sirenas, las alarmas antiaéreas, se paraliza la bolsa, se detienen los pájaros en el aire, se congelan los infiernos y se impone el toque de queda en las calles.  EL NIÑO ESTÁ MALO.

Lo normal, pienso yo (pero yo soy un ignorante, como demuestro varias veces por semana en este blog), sería tratar de aliviar la dolencia del paciente y, si ésta no remite, pedir cita en el centro de salud más próximo para que sea atendido por el médico de familia al día siguiente.

Pero no.

Lo que se hace es coger al niño, embutirlo en no menos de 19 capas de ropa (no vaya a resfriarse) y salir zumbando hacia el hospital más cercano.  Ni aspirinas, ni citas con el médico de familia, ni gaitas.  “¡¡Que se movilicen los tres ejércitos, que todas las administraciones públicas se pongan a trabajar, que nadie se quede quieto!! Mi niño está enfermo y ahora lo principal es atenderle ipso-facto con lo mejor de lo mejor

Supongo que será una forma de “limpiar la conciencia” y, mientras que sólo un día antes esa persona no le hacía el menor caso a su hijo y le mantenía hipnotizado con una playstation, ahora quiere NECESITA demostrar que él es el progenitor.

Así que coge al niño-embutido, lo mete en el coche y sale a toda velocidad hacia el hospital.  Obviamente, no le pone el cinturón, no vaya a perder un tiempo que pueda ser crucial en la vida del chiquillo.  Enciende las luces de emergencia del vehículo y sale a toda velocidad por las calles, como si fuese una película yanqui.

Cuando llega al hospital, deja el coche tirado en la entrada. ¿Que no puede pasar una ambulancia que traslada un enfermo cardíaco en plena crisis? ¿Y qué? ¿Acaso no es más importante la vida de su hijo? Ya estamos confundiendo lo importante con lo urgente.

Entra en el hospital con el chiquillo en brazos gritando “¡¡Varón, 7 años, fiebre elevadísima y mala cara!!”.  Joder, cuánto daño han hecho series como Hospital Central al común de los mortales… 😕

Se extraña, se indigna, cuando ¿un celador? se le acerca y le dice “Caballero, por favor, facilite sus datos en admisión, esa ventanilla de ahí”.

¿¿¡¡Pero cómo!!?? ¿¿¡¡Es que no piensa atender INMEDIATAMENTE a MI HIJO el mismísimo congreso mundial de médicos de urgencia!!?? ¿¿¡¡Para eso pago yo mis impuestos!!??  ¿¿¡¡Dónde está el doctor House!!??

Asi de rápido pretendemos que nos atiendan en urgencias

Así de rápido pretendemos que nos atiendan en urgencias

Pero en realidad nos toca esperar, como a todo hijo de vecino

Pero en realidad nos toca esperar horas y horas, como a todo hijo de vecino

Suponiendo que fuese cierto eso (que paga sus impuestos), la situación no cambia.  Los médicos de guardia valoran el estado de los pacientes que llegan a urgencias y los van atendiendo según la posible gravedad de su dolencia.   Así de sencillo.  Y si ese paciente no se considera prioritario, pues le pasará lo que suele ocurrir: se tirará horas y horas y horas sentado en una silla de ruedas o en una camilla esperando ser atendido.  Eso, estando enfermo, es un suplicio por el que pocos querríamos pasar.

En nuestra errónea forma de ver las cosas, creemos que lo mejor es llevar al enfermo al hospital.  Mientras más grande sea el hospital, mejor, así tendrán más medios para atenderle.  Claro.  ¿No es así? 😉

Pues no.  Lo más eficaz, creo yo, sería (como mucho, cuando la fiebre sea muy alta o la dolencia difícilmente soportable) acudir al centro de salud más cercano.  De urgencia incluso, sin cita previa, de acuerdo.  Allí valorarán su estado con mucha más prontitud que en el hospital porque, con toda seguridad, tendrán menos pacientes.  Y, si es necesario, lo trasladarán a un hospital.

Seguramente si todos actuásemos con un poco más de sentido común, evitaríamos el colapso de los servicios de urgencias de cualquier hospital.  Y, de paso, nos ahorraríamos un montón de horas esperando por sus pasillos.

Parecemos masoquistas.  Por eso nos tratan como tales.

Fuentes: Hazteoir.org, Diario El País, ParqueGorostiaga.

Un pensamiento en “El mal uso de la sanidad pública

  1. Que razón tienes Oscar. Si me permites, yo también añadiría (aunque no este vinculado directamente con las urgencias) las visitas asiduas de muchas personas de la 3ª edad.

    Entiendo que a esa edad, la salud se resiente mucho, pero muchas personas van por el simple hecho de pasar la mañana.

    Yo creo que parte de culpa la tienen también algunos médicos, que forran a medicamentos a estas personas (yo creo que tanto medicamento junto no debe ser bueno) a estás personas para tenerlos contentos.

    No me parece normal las bolsas repletas que llevan muchos ancianos al salir de una farmacia….ni las bolsas del Carrefour vamos…

    Un saludete.

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s