Anécdotas policiales (4)


Los jueces, como los clientes, siempre tienen la razón.

Los jueces, como los clientes, siempre tienen la razón.

Las nueve menos diez de la mañana y todavía no he desayunado.   Cero grados en el termómetro del coche (no empecemos con eso de “cero grados, ni frío ni calor“, hacía un frío del carallo) y estaba yo realizando el paso de escolares en la puerta del colegio, como todos los días.

Cuando acaban de pasar los niños, salgo con más prisa que pausa, hacia los juzgados de Getafe.  Tenía una citación a juicio por una alcoholemia de hace más de tres años.  La justicia, en mi opinión, si es lenta no es justicia.  Pero eso es otro tema… 🙄

Llego a los juzgados y allí, a pocos metros de un tipo que tenía muy mala pinta, me encuentro con otros dos compañeros.  Ellos estaban librando, pero (como el sagaz lector habrá adivinado) yo no.  Así que el único que va vestido de uniforme soy yo.  El tipo de la mala pinta no me quita ojo.  Seguro que le encantan los uniformes… 😉

Dentro de los juzgados hace calor y yo me quito el abrigo (un chubasquero reflectante amarillo bastante grande) y lo llevo colgado del brazo izquierdo.

A eso de las once menos cuarto comienza el juicio.   Sigo sin desayunar y el rugido de mi estómago me delata.  Creo que estoy empezando a digerirme a mí mismo.  La secretaria judicial hace pasar uno por uno a todos los testigos y, finalmente, nos toca el turno a los policías.  El primero en pasar fui yo. 😕

Entro en la sala y la puerta se cierra detrás de mí en medio de un silencio sepulcral.  Me acerco al micrófono y digo:

– Ejem… buenos dí…

A lo que el juez, un señor de unos 50 años y cara de pocos amigos, con gran solemnidad me interrumpe.

– No, oiga, usted no puede venir aquí así.

¿Ein? “Así” ¿Cómo? ¿Sin desayunar? ¿Me habrán sonado las tripas tanto que lo habrán captado los micrófonos del juzgado? Porque no me extrañaría… ¿O se refiere al abrigo? ¿No le habrá parecido bien a Su Señoría que entre en la sala con el abrigo sin poner? Joerrrr… es que hacía mucho calor, si me lo pongo tendrían que interrumpir la vista y llamar a una ambulancia para que me reanimase en pocos minutos… 😦

Antes de que mi torpe mente pudiese adivinar qué le pudo disgustar al sr Juez, éste habló de nuevo:

– En esta sala no puede usted meter un arma.

¿Un arma? ¡Joder, pero si estoy trabajando y soy policía! ¿Debía entrar a la sala en tanga para demostrar que no llevo una navaja? Tímidamente me acerco al micrófono y digo:

– Disculpe Señoría, estoy en mi jornada laboral y aún no he tenido oportunidad de…

De nuevo me interrumpe.

– Le he dicho que no entre aquí con un arma.

– ¿Qué debo hacer, Señoría? ¿La dejo fuera? ¿Me voy?

Me han dicho que no puedo entrar con armas... ¿alguien me deja una camiseta?

Me han dicho que no puedo entrar con armas... ¿alguien me deja una camiseta?

Seguramente que el tipo con mala pinta que rondaba por los pasillos habría estado encantado de que yo dejase el arma ahí fuera, en el suelo.  Pero el juez no especificó nada.  Sólo frunció el ceño y, con un gesto nervioso de su mano derecha, me apremió a cumplir su orden.

En fin.  Me asomo a la puerta y llamo a mis compañeros.

– Oye, que el juez no me deja tener la pistola aquí dentro.

Me miran así los dos  😯 pero le dejo la pistola a uno de ellos y vuelvo a entrar a la sala.  El ministerio fiscal me pregunta, la acusación particular me pregunta, un abogado defensor me pregunta y, finalmente el juez me ordena sentarme en una de las sillas del final de la sala.  Por supuesto, obedezco.  Y allí me quedo.

Es el turno para que entre otro policía.  La secretaria judicial le llama y, por el hueco de la puerta, puedo ver que le traspasa al último compañero que queda fuera la pistola que yo le dejé minutos antes.

Aquí no recuerdo muy bien qué pasó porque concentré todas mis energías en evitar un tremendo ataque de risa que me estaba surgiendo sólo de pensar QUÉ COÑO HARÍA MI ÚLTIMO COMPAÑERO CON LA PISTOLA cuando le dijeran que entrase en la sala.

Y ese momento llegó…

Por el hueco de la puerta pude verle hablando con la secretaria judicial y ésta le dijo “pasa con la pistola pero ¡¡que no la vea el juez!!”.  😯

Casi me meo de la risa cuando veo que se abre la puerta y entra mi compañero, blanco como un muerto, retorcido hacia el bulto en el bolsillo derecho de su chaqueta como si fuese Gollum protegiendo su tesssssooooooooroooooo, y pensando (como él mismo me dijo poco después) “como el juez me diga que le enseñe lo que llevo aquí, ¡¡me va a meter un rrrrrraaaabooooo!!”

Afortunadamente, el juez no le dijo nada.  Ningún abogado hizo preguntas y nos pudimos ir de allí tan pronto como el juez nos dio permiso.  Y por fin pude desayunar.  Y mi compañero, recuperar el color. 😆

Fuentes: celtic.theoffside.com, peat.wordpress.com, despuesdegoogle.com.

5 pensamientos en “Anécdotas policiales (4)

  1. XD jajajaja com ha de haber sufrido su compañero master T.T no aguanto la risa eas anecdotas alegran la vida ^^…

    Buenisimaaa!!!!

    Saludos desde Chile ^.^

  2. Jajajajajajajajaja.
    No podía dejar de leer esto,yo ya me estaba yendo por los cerros de Úbeda,pensé que en el momento de que te tocasé hablar por el micrófono que tu estomago hablaría antes y dijera algo así como:” Brttrttttrr Buenos días señoría,Brtrrttrrrrtrtrtr me gustaría tomarme unas tostadas Brtrrrtrrs,o unas porras con cocholate Brttstrsr” jaajaj

    Por cierto,en cuanto a lo de la pistola,¿no sale por la tele eso de que los españoles somos buena gente,y devolvemos la cartera al señor que se le cae?
    Pues la pistola haberla dejado en el suelo,seguro que nadie la coge porqué sabe que no debe…jejeje

    Menudo mal rato tubo que pasar tu compañero jajaja,y tu mientras al borde de partirte la nutria ajjaja.

    Saludetes.

  3. > ”Brttrttttrr Buenos días señoría,Brtrrttrrrrtrtrtr me gustaría tomarme unas tostadas Brtrrrtrrs,o unas porras con cocholate Brttstrsr”

    Pues ni te imaginas lo cerca que estuve de eso… 😉

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s