Profesion(al)es de riesgo


soldado profesional

soldado profesional

A veces no es necesario tener una profesión de riesgo evidente para poder decir que el desempeño de la misma supone poner en cierto peligro (más o menos controlado y de manera más o menos puntual, pero peligro) tu integridad física o desarrollarla lejos de tu tierra para poder decir que conlleva tener que renunciar a elementos importantes en la vida de una persona (familia, amigos).

Seguro que todos tenemos en mente profesiones que pueden llevar implícito el riesgo, el sacrificio, la renuncia a cosas importantes.

Y otras aparentemente tranquilas, convencionales… hasta que nos sorprenden.

Antes de dormir acostumbro a escuchar la radio. Suelo empezar con los últimos coletazos de los programas de análisis político (Hora 25 o La Linterna, según me dé) y cuando terminan me dejo caer medio somnoliento en brazos de uno de esos programas deportivos de media noche que acaparan las grandes audiencias de la radio.

ojooo al dato!

Jose Mª Garcia

Hace años empecé escuchando a Jose Mª García en La Cope, que en esos momentos era el programa con más audiencia de la noche.

Creo que empecé un poco por la curiosidad y por el descojone cuando salían de su boca esos calificativos tan personales que tenía (abrazafarolas, cantamañanas, etc.) pero luego me empezó a gustar el rigor con el que destapaba p. ej. las malas artes con que actuaban los dirigentes de algunos de los estamentos o entidades deportivas de este país.

Lamentablemente la cosa empezó a degenerar cuando, seguramente merced al poder y la influencia que empezaba a tener en muchos de esos estamentos sociales, políticos y empresariales, empezó a endiosarse y a caer en la soberbia de quien piensa que siempre tiene razón y que su palabra es ley. No penséis por estos comentarios que tengo una mala opinión de Garcia, todo lo contrario. Entiendo que fue una etapa puntual y pasajera así que, con todo, me sigue pareciendo uno de los grandes profesionales del periodismo de este país.

Jose Ramón de la Morena

Jose Ramón de la Morena

Así que me pasé a Jose Ramón de la Morena en la SER.

Me gustó mucho el tono relajado y distendido de su programa. Era un soplo de aire fresco viniendo de la otra casa. En ese momento estaba justo en la acera contraria de Garcia o, mejor dicho, en la que Garcia había estado al principio (cuando me enganché a su programa).

El Larguero no era el programa líder y era el que destapaba y denunciaba los abusos y corruptelas. Poco a poco fue subiendo en audiencia hasta desbancar a Garcia y con el auge del Grupo Prisa y el monopolio del fútbol por Canal +, empezaron a caer en los mismos errores de Garcia: el endiosamiento y el sectarismo.

Así que volví a cambiar de barco.

Durante algunos dias fui escuchando los programas deportivos de otras emisoras como quien ha dejado el gimnasio de toda la vida y está buscando otro sin saber muy bien a dónde ir.

Ninguna me convenció.

Me resultó curioso que La Cope habia fichado para sustituir a Garcia a una persona a la que yo tenía encasillada como disc-jokey de toda la vida y a la que no veía para nada como periodista al uso y menos al frente de un programa de radio deportiva como ese (uno de los 2 más importantes del país).

chapeau! ole y ole tus...

Jose Antonio Abellán

Esta persona era Jose Antonio Abellán, al que personalmente asociaba a Los 40 Principales (años y años siendo junto a Joaquín Luqui y pocos más los auténticos gurús del mundo de la música en este país) y que en los últimos años estaba en Cadena 100.

¡Pues nada que ver con esta idea preconcebida que tenía de él! Como director de los programas deportivos de La Cope me ha demostrado que es un pedazo de profesional y un trabajador nato que, además, está rodeado de un magnífico equipo de colaboradores que dotan a sus programas de todo el rigor periodístico y del humor necesario cuando toca para pasar muy buenos ratos en compañía de la radio.

Hasta aquí todo bien, normal.

Sin embargo, una noche del pasado mes de septiembre bien entrada la madrugada cuando estaba medio adormilado le escuché comentar algo en su programa que me dejó de piedra (como a algunos de sus colaboradores, que no se lo esperaban) y que me desveló súbitamente.

Os pongo en antecedentes.

Hace unos meses, Abellán empezó a destapar presuntas corruptelas llevadas a cabo por la cúpula directiva del Real Madrid y, sobre todo, por su presidente Ramón Calderón. Programa a programa ha ido y sigue desvelando con datos y documentación todas esas prácticas que van desde un proceso electoral lleno de sombras, a la venta ilícita de entradas, la gestión del uso del estadio Santiago Bernabéu para el disfrute particular sin el conocimiento de los socios (¿qué os parece celebrar en sus instalaciones -palco, vestuarios, césped- una despedida de soltero?), la concesión de cientos de abonos para amistades y compromisos saltándose la lista de espera de socios (de varios años, por cierto), etc., etc., etc.

bajo esa fachada...

Ramón Calderón

Lógicamente el nerviosismo ha cundido en todos los implicados que inmediatamente empezaron una campaña de desprestigio contra Abellán a través de todos los medios afines y que ha ido aderezándose, además, con la interposición de sucesivas demandas judiciales por parte de Ramón Calderón contra el periodista.

A fecha de hoy no han conseguido ganar ni una sola de esas demandas interpuestas. Tampoco han tenido valor para mantener un cara a cara con él con objeto de rebatirle las acusaciones a pesar de que Abellán se lo ha puesto varias veces a huevo: hace unos días una vez más se ofreció a asistir él solo al programa de radio o TV que Ramón Calderón (o en el último caso que le he escuchado, Melchor Miralles) quisiera y si le demostraban que una sola de las informaciones que Abellán ha puesto encima de la mesa es mentira, se retiraba para siempre de la profesión periodística y se marchaba a su casa.

Seguro que muchos de nosotros pensaríamos “¿qué necesidad tendría yo en el lugar de Abellán de meterme en estos líos, teniendo ya un prestigio en el mundo del periodismo, con una posición económica más que desahogada… qué necesidad de complicarme la vida…?”

Esa noche del 12 de septiembre sus palabras me desvelaron y me hicieron comprender y valorar con otra perspectiva el compromiso de este periodista con su profesión, con sus oyentes y con lo que se entiende como vocación de servicio público. De cómo se puede renunciar a lo que más te importa en el mundo y a poner en riesgo tu propia integridad física y la de tu familia (muy a pesar tuyo) por defender un rigor y unos valores. No estamos hablando de la labor de un corresponsal de guerra en pleno conflicto bélico sino de un periodista en Madrid, España.

Seguro que no es el único profesional de este u otro campo que está en la misma tesitura, seguro que hay muchos profesionales anónimos a los que nadie sino ellos mismos les va a tener en cuenta su sacrificio… mi reconocimiento a todos ellos.

Aquí podéis encontrar el corte de su programa al que me refiero. Lo he escuchado varias veces y me sigue poniendo la piel de gallina.

Se trata de la intervención en antena de un socio al que le han ninguneado con el asunto de los abonos. Termina su intervención, son las 12 y pico de la madrugada, estás en la camita, a oscuras y Abellán comienza a hablar. Minuto 11:30 del corte…

Fuentes: cope.es, diariosdefutbol.com,

5 pensamientos en “Profesion(al)es de riesgo

  1. Nunca había visto al Abellán como un periodista intrépido, pero reconozco que este archivo radiofónico es impresionante.

    Seguro que hay mucho más de lo que nosotros, simples mortales, podemos imaginarnos. Tanto en el fútbol como en la política, en la construcción… en cualquier sitio que se maneje mucho dinero. Las cosas son así, es lo que define a nuestra despreciable especie. Al menos, entre otras cosas.

  2. La verdad que pone los pelos de punta…
    Como dice Reygecko,es el dinero y la avaricia lo que hace despreciable al ser humano.

    P.D A mi Calderón siempre me ha parecido un CANTAMAÑANAS

    Saludetes,

  3. He estado a punto de escribir ayer un post contando el bochorno que me produce cómo la profesión periodistica se ha retratado en el “affaire Calderón”.

    Cómo han guardado silencio todos (incluido Radio Marca y el diario Marca) mientras Abellán destapaba toda la corrupción del ya ex-presidente y de su junta directiva a lo largo de los últimos 2 años, cómo le han “acogido” en sus programas o espacios cuando Calderón lo ha solicitado para hacerse los lavados de imagen correspondientes y para denigrar a Abellán, cómo en esas apariciones (la última que he escuchado es de hace algunas semanas en Radio Marca) no le han hecho preguntas comprometidas y cómo le han dorado TODOS la píldora.

    Y, de pronto, al toque de corneta de Marca todos se apuntan a la cacería y acaban con él en 4 días.

    Increible Sospechoso. Y, desde mi punto de vista, por un tema que no tiene la importancia de lo denunciado por Abellán (esto es una junta de socios compromisarios manipulada -que se puede volver a celebrar- y lo otro son, entre otras lindezas, cientos de miles de euros en venta de entradas que no aparecen en las cuentas del club y que se han llevado calentitos sin que nadie, a esta hora, lo reclame o denuncie -¿con cobrarse la cabeza del presi ya se dan por satisfechos?-). Este editorial describe bastante bien lo que yo (con un tono mucho más indignado) pensaba escribir:

    http://libertaddigital.com/opinion/editorial/abellan-dos-anos-en-el-desierto-47331/

    Bonus track:

    http://www.libertaddigital.com/deportes/entrevista-de-libertad-digital-a-jose-antonio-abellan-1276340860/

    Salu2.

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s