El dóping en el deporte


He tenido la ocasión de conocer a algún deportista de alto nivel (cuyo nombre no diré aquí porque no tengo su autorización para hacerlo) y hablar con él de este tema.  Él me aseguró algo que yo ya sospechaba: cuando se trata de deporte al más alto nivel no es suficiente con que seas un talento para esa disciplina, también debes contar con una “ayuda extra“.

Primero veamos la definición de la Wikipedia:

El dopaje o dóping es la promoción o consumo de cualquier método o sustancia prohibida en el deporte que puede ser potencialmente peligrosa para la salud de los deportistas y que es susceptible de mejorar su rendimiento de manera ilícita.

Cualquier MÉTODO o sustancia… hmmm… así que no son sólo las drogas, ¿eh? Aquí surge la primera pregunta: ¿sería doping someter al deportista a un tratamiento en cámara hiperbárica para aumentar su rendimiento de forma “antinatural”?  Por ejemplo, a un ciclista le supondría una ventaja innegable.

Más preguntas: ¿sería dóping proporcionar al deportista algún material que le dé ventaja sobre los demás? Por ejemplo, algún bañador con poca resistencia al agua, o unas zapatillas con un gel que puede evitarte lesiones y, por tanto, entrenar más… ¿deberíamos considerarlas dopaje?

Cuando hablo de estos temas siempre me viene a la memoria Ben Johnson, ese atleta canadiense que pulverizó a Carl Lewis en el campeonato del mundo de 1987.  Es curioso que muchos atletas tengan a un entrenador personal que, de vez en cuando, resulta ser médico ¿no? El caso es que, cuando Ben Johnson despidió a su entrenador/médico personal, fue cuando dio positivo en el siguiente control de dopaje.  Cada cual que saque sus propias conclusiones…

Quienes conocen el mundo del deporte saben de qué estoy hablando.  Incluso grandes campeones como Laurent Jalabert ha hecho declaraciones como “Quien gana el Tour es obligatoriamente el rey del doping” o “El doping es un problema del deporte en general, no solamente del ciclismo”.  Estoy de acuerdo con él.

¡Ojo! Que yo lo vea así no significa que le esté quitando mérito a los ganadores, ¡ni mucho menos! Quien gana una prueba mundial es un fuera de serie, con o sin dopaje.  Y como yo asumo que todos con los que compite TAMBIÉN van dopados, pues sin duda ganó el mejor.

Recordemos las olimpiadas de Barcelona 92: el equipo olímpico de baloncesto de los Estados Unidos se negó a participar si se tenían que someter a los controles anti-doping del COI.  Ellos no se someten al COI, sino a la propia NBA.  ¿Son más guapos que nadie? 😉 Y no fue algo puntual de esos juegos.  ¿Acaso son los únicos?

¿Mi opinión? Es polémica, pero yo pienso que el doping debería permitirse.  Y no, no se me cae la cara de vergüenza al decirlo.  Además lo creo por varios motivos.

1.- Los deportistas podrían evitar muchos entrenamientos aberrantes y dietas sin sentido si comprendiesen que determinadas condiciones físicas NO SE OBTIENEN SÓLO DE ESA MANERA, sino que es preciso alguna ayuda “extra”.  ¿Tenéis algo que decir, sres culturistas?

2.- Sería más justo, desde mi punto de vista, permitir el acceso al dopaje a todos los deportistas que lo que ocurre ahora: quien tiene MUCHO dinero o un patrocinador que se lo permite, puede acceder a determinados métodos que la gran mayoría de deportistas tienen vedados.  ¿Qué métodos? Pues, por ejemplo, la cámara hiperbárica que dije antes, transfusiones completas con sangre cargada de esteroides (y su posterior diálisis para restaurar la sangre original del deportista), permanencia en centros de alto rendimiento sólo accesibles para bolsillos pudientes…

3.- Eliminación de la doble moral: si el deportista sabe que es legal doparse, lo dirá sin problemas.  Como el profesor Janesk Girbecek, yo también pienso que hay dóping a mansalva.  Y muchos más como yo también lo piensan, pero ¿quien lo dice? Doble moral…

4.- Lo que hoy no es dóping (por no estar incluido en el listado de sustancias prohibidas), mañana sí puede serlo.  Eso ha ocurrido con cientos de sustancias distintas.  ¿Se le puede dar valor a la marca conseguida por un deportista usando una sustancia determinada cuando esa sustancia, años después, se demuestra que es dopante o enmascara otras sustancias dopantes?

5.- Los médicos de los deportistas de primera línea van muy por delante de quienes están encargados de realizar las pruebas de detección de sustancias.  ¿Se prohíbe tal sustancia? Pues usamos esta otra.  O esta otra para enmascarar la primera, que viene a ser lo mismo.  Al final es tan importante ser un fuera de serie como tener un médico que te aconseje correctamente… 😉

Fuentes: msnbcmedia, fundación Miguel Indurain, Flickr.

10 pensamientos en “El dóping en el deporte

  1. Aunque entiendo tu planteamiento no puedo estar de acuerdo en abrir la Caja de Pandora como propones.

    Permitir el doping a alto nivel supondría tácitamente también aceptarlo al resto de niveles y si ya hoy en día está muy extendido en los gimnasios el siguiente paso sería verlo implantado en el resto de prácticas deportivas amateurs. Si no hubiese riesgo para la SALUD podría llegar a estar de acuerdo con parte de tu planteamiento pero en el momento en que atenta contra la salud pública creo que la situación cambia radicalmente.

    Sin entrar a considerar que ya estaríamos pervirtiendo el espíritu mismo de la práctica deportiva (deporte=salud) y de las competiciones (esfuerzo, superación personal, fortaleza mental), aceptar el doping sería aceptar unas competiciones amañadas a priori que creo que dejarían de interesarnos (ya hemos visto como han caído las audiencias del ciclismo en los últimos 2 años…). Si algo nos maravilla de estas competiciones (p.ej. JJOO) es la capacidad de asombrarnos no sólo por las marcas o records sino, sobre todo, por la superación y la fortaleza mental que demuestran muchos de los deportistas (aunque Phelphs es un superdotado -y espero que no me deje mal dando positivo- la diferencia fundamental que le separa de Mark Spitz o Ian Thorpe está en su fortaleza mental). Y esos valores son los que nos maravillan, los que nos hacen admirar a esas personas y engancharnos a la retransmisión de las competiciones deportivas. Si a priori supiéramos que hay trampa perderíamos todo el interés y en mundo tan corrompido, descreído y falto de valores nos gusta creer que todavía quedan personas y situaciones capaces de ilusionarnos. ¿Acaso veríamos apasionadamente los partidos de Rafa Nadal si supiéramos que va dopado? No, nos gusta identificarnos con una persona joven, sana, modesta, accesible, fuerte y buena técnicamente pero a la que vemos en los grandes partidos sufrir y superar su cansancio físico y mental para lograr los triunfos. Permitir y aceptar que todo está sucio y manchar esos valores es precipitarnos por una sima sin fondo y vender nuestro alma al diablo.

    Pero antes comentaba que creo que el factor clave es el atentado que supone contra la salud. Más que Ben Johnson a mí me parece más sangrante el caso de Florence Griffith y que recuerdo brevemente. Fue la reina absoluta en los JJOO de Seúl ’88 con 3 oros y 2 platas (y sobradísima, como si ella fuera con gasolina súper y el resto con biodiesel) Pheeeeeeelphs ummmmm…. mosqueado me tienes…. Bueno, continúo. Antes de esa “explosión” había conseguido un oro y una plata el año anterior en los Campeonatos del Mundo de Roma y 4 años antes una plata en Los Angeles ’84. Después de Los Angeles ’84 se casó y pareció que se retiraba cuando realmente lo que estaba era preparando su retorno como lo hizo. Siempre estuvo rodeada de sospechas de doping porque su cuerpo se transformó en 4 años de una forma antinatural, por esa superioridad tan aplastante sobre todas sus rivales y, claro, se retiró sospechosa y precipitadamente tras Seul ’88 muriendo 10 años después víctima de una apoplejía cerebral con ¡¡38 años!! Con estos datos y con su imagen física en 1984 y en 1988 (como si me comparan a mí con Schwarzenegger, tableta de chocolate incluida) tengo claro que Florence vendió su alma al diablo por un hueco en la historia. Lo que me molesta de veras es que sigue apareciendo en todos los reportajes e historia del olimpismo como una referencia a seguir… ¡porque no se la pilló!Pero no seré yo el que la admire o ponga un poster suyo en mi habitación. Siento pena y, en cierto modo y que me perdonen, desprecio.

    ¿Esto es lo que queremos para nuestra élite deportiva y la juventud en general?¿Muertes prematuras, pérdida de valores, el fin justificando los medios? Si es así me marcho a una isla desierta con mi Play… y Femaesa 😉

    Y luego están los imbéciles que se dopan en deportes como ¡la esgrima!: http://www.infobae.com/contenidos/395747-100902-0-D%C3%B3ping-positivo-el-n%C3%BAmero-uno-del-mundo-esgrima

    ¿¿¿??? Que alguien me lo explique, por favor.

  2. ¡¡Pedazo de comentario que ha soltado el amigo garro!! 😯 Me encanta…

    P.D.- Si te parece tonto doparse en esgrima, ¿qué te parece de los controles anti-doping que se hacen ¡¡en ajedrez!!? Mira, mira… Yo no lo he vivido en primera persona, pero tengo compañeros del club de ajedrez que han tenido que mear en un bote después de jugar. Aguanta los caballos…

  3. Esto es un tema muy delicado,pero yo digo una cosa: ¿Realmente creeís que es normal lo que estan haciendo los Jamaicanos por poneros un ejemplo?
    Yo creo que muchos deportistas de élite,tienen una ayuda extra,y claro está,que el que más dinero disponga,mejores medios tendrá…

    Yo no pretendo acusar a nadie…pero está claro que ganarse la vida como deportista de elite no debe ser fácil,y ponerse en manos de alguien para obtener mejores resultados es una clara solución…

    Saludetes.

  4. @nando: Estoy absolutamente convencido de que los jamaicanos van puestos hasta arriba de todo tipo de sustancias dopantes. ¿Y qué? También estoy convencido de que los demás se dopan todo lo que pueden.

    Eso sí, lo de Usain Bolt es que ya da un cantazooooo… 😛

  5. ¿Y nadie se cuestiona la moralidad de los médicos que proporcionan esas “ayudas” a los deportistas? Puedo llegar a entender (aunque no a compartir) que un deportista se dope para superar una marca o para hacerse un hueco en la historia.pero me cuesta entender la motivación(además de la económica)que tienen estos médicos. Estos sí que dejan a un lado la moralidad y la propia esencia de la medicina (del latín “mederi”: “curar”).Desconozco todos los métodos de dopaje,pero uno de los más conocidos (los vemos en todos los gimnasios de barrio) son los esteroides.No sé como un médico puede administrarlos,sabiendo los graves efectos secundarios que pueden provocar: cáncer de higado,hipertensión, agrandamiento del corazón,enfermedad renal,impotencia, supresión del sistema inmunitario…
    Mirando por encima el código deontológico médico,se ve como incumplen algún articulo “la salud del paciente debe anteponerse a cualquier otra conveniencia”.
    Es como si un arquitecto diseñase un edificio imponente,grandioso,que todo el mundo admirase,pero que por dentro apareciesen problemas de grietas,goteras,humedades e incluso un posible derrumbamiento.¿Qué nos parecería?Un fraude,no…

  6. gracias por la pagina gorr porque sin ustedes yo no seria nada y grax a ustedes hoy en dia teno una pagina para buscar imformacion y poder estudiar!ahre!
    estamos muy emocinados por la oportunidad qe nos dan dia a dia! pd:visiten mi flog!
    es minimiqeii

  7. Pingback: Hincha porque sí « En vez del psiquiatra…

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s