Los abrefáciles


Quizá sea porque hoy he dormido poco (por cortesía de alguno de mis jefes para el que soy tan imprescindible que las fiestas de Pinto se paralizarían si yo no pudiera ir, pero eso es otra historia…) ,o porque tengo los dedos poco hábiles, o porque las legañas no me dejan ver bien, pero el caso es que no he sido capaz de abrir una mierda de bolsa de queso.  Y eso que tenía un “abrefácil”.  ¿Abrefácil? ¡¡JA!!

A veces pienso que los abrefáciles son un invento de los psicólogos argentinos, un invento malvado para ganar clientes.  Porque si no ¿cómo se explica que usar un abrefácil sea la opción más difícil para abrir algo? Los malvados psicólogos lo deben haber inventado para que nos sintamos mal, muy mal, peor que una estúpida y babosa ameba.  Joder, si se llama “abrefácil” y no somos capaces de abrirlo, es porque soy estúpido, ¿verdad doctor? Son siniestros y maquiavélicos.

Y no.  No me que os hagáis los chulitos diciendo eso de “ah, pues a mí se me da muy bien usarlos, será que eres torpe” porque no cuela.  Un abrefácil no se le tiene que dar bien a nadie.  Por su propia definición ES FÁCIL, así que no tiene ningún merito “presumir” de lo bien que se te da usarlos, que lo sepas.

Mierda, me temo que he dormido muy poco.  Voy a echarme un ratito…

Imágenes: Flickr, iconos wang.

Un pensamiento en “Los abrefáciles

Quita un poco de mierda de tu cabeza y dime algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s